Desde marzo de este año, las y los medicos forenses han hecho innumerables actos de protesta para denunciar su situación y reivindicar mejores condiciones de trabajo. Aunque han pasado muchos meses el Gobierno Vasco sigue sin atender nuestras reivindicaciones y las y los trabajadores siguen luchando.

Nota de las y los medicos forenses:

Desde marzo de este año, todas las semanas hemos hecho innumerables actos de protesta que, unos más otros menos, han tenido su repercusión en diferentes medios de comunicación.

El hecho de que últimamente no aparezcamos en prensa y televisión no significa que el Gobierno Vasco haya atendido nuestras reivindicaciones o hayamos tirado la toalla. Nada más lejos de la realidad.

Nuestra tabla reivindicativa consta de tres elementos:

1. Descanso post-guardia. Además de cumplir con la normativa europea, que sea el mismo modelo para todo el personal del Instituto Vasco de Medicina Legal.

2. Plan que atienda las necesidades de formación reales con el fin de prestar un servicio de calidad, adaptado a los últimos avances en medicina;

3. Equiparar nuestras retribuciones al nivel mínimo de los médicos de Osakidetza.

En los dos primeros puntos el Departamento de Justicia del Gobierno Vasco ha sacado sendas instrucciones, queriendo zanjar estos dos asuntos y poder acusar al colectivo de que solo hace huelga por dinero.

La realidad es bien distinta:

• mientras que los auxiliares de autopsia cuando tienen que acudir a una incidencia de noche, al día siguiente descansan siempre; a los médicos y médicas forenses, en ocasiones, les obligan a trabajar al día siguiente.

• Con respecto a la formación, nos han presentado un plan dotado con poco más o menos 80.000 €, pero vacío de contenidos. Hasta el punto de que, cuando hemos solicitado algún curso concreto para médicos forenses, nos lo han negado diciendo que no forma parte del plan, que el plan está presupuestado y aprobado, pero que hay que desarrollar el contenido. Hemos instado al Gobierno Vasco a que demuestren la transparencia de la que hacen gala y nos expliquen en qué se van a gastar ese dinero, pero todavía no hemos obtenido ninguna respuesta.

En cuanto a la equiparación, el PNV sigue en su empeño de rebajarnos las retribuciones. No solo no nos quiere equiparar al médico que menos cobra de Osakidetza, sino que han decidido aumentarles el sueldo de manera desorbitada a los cargos de libre disposición, sin que nadie se lo haya pedido. Una muestra más del desprecio con el que el Gobierno Vasco está actuando en este conflicto.

La nuestra no es una reivindicación económica, sino de dignidad. Realizamos funciones de especialista en diferentes ramas, como son ginecología, psiquiatría, o cualquier otra especialidad que sea necesaria. Aun así, siguen sin querer equipararnos y menosprecian nuestra labor frente a otros colectivos, como el de médicos de prisiones que, según se consiguió la trasferencia, fueron equiparados a mínimos de Osakidetza.

Nuestras reivindicaciones son un bloque indivisible y no vamos a admitir ninguna propuesta que encierre un engaño para nosotros o para la ciudadanía. Por ejemplo, gratificar de manera escandalosa a los cargos elegidos a dedo, o gastándose el dinero de los contribuyentes en planes fantasma de formación.
Vamos a exigir que cumplan con el mandato del Parlamento, avalado por EH-Bildu, PSE-EE y PP que insta al gobierno a equiparar definitivamente al colectivo de médicos forenses. A pesar de ello, el PNV se niega a hacerlo, aunque tenga a la mayoría del Parlamento en contra. ¿Qué se puede esperar de un partido que gobierna y no cumple con el mandato del Parlamento?