Como hemos venido expresando los últimos meses, las decisiones para hacer frente al desmantelamiento del sector público que se impone desde Madrid deben ser políticas, no técnicas o jurídicas como las pretenden disfrazar. No obstante, si bien esta decisión de desobedecer el mandato de Madrid es política, tiene más caracter de disputa partidista entre el PSE y el PNV.

Sin embargo, si el tema del abono de las pagas extras que es una muestra más del proceso de desmantelamiento del sector público ha tomado importancia ha sido precisamente por la lucha integral que estamos llevando a cabo los y las trabajadoras. Esto es, que mediante las diversas luchas hemos forzado al Gobierno Vasco a tomar posición y decisiones.

Es evidente pues, que para construir un sector público fuerte en Euskal Herria el camino es la lucha, interpelando y forzando a las instituciones y agentes políticos hacia la desobediencia a Madrid. También ha quedado claro que si hay voluntad, también la vía de la desobediencia es posible.

Gasteiz, 27 de noviembre de 2012