Tenemos que lamentar y denunciar otro accidente laboral mortal, en este caso en Bilbao, el 9º fallecido del año en accidente laboral. El pasado sábado, el trabajador de la construcción, de 47 años, se ha caído del andamio desde una altura de un 6º piso. La 4ª víctima mortal en lo que va de año tras caer desde una altura. Desde el sindicato LAB queremos mostrar nuestra solidaridad con la familia, personas allegados y compañeros y compañeras de trabajo.

Tenemos dificultades para disponer de información técnica sobre el accidente ya que, a pesar de que ha ocurrido hace dos días, OSALAN no nos ha hecho llegar ningún informe.

No obstante, nos surgen serias dudas, ya que desde que la normativa de andamios requiere que estos cuenten con protección perimetral, las caídas en altura se están dando de forma reiterada. Así, la responsabilidad del recurso preventivo ha quedado totalmente desvirtuada por la patronal gracias a la dejadez de la Inspección de Trabajo y Osalan, y la realidad es que nadie supervisa la correcta ejecución de los trabajos en las obras desde el punto de vista de la seguridad. Esta realidad es la que genera estos escalofriantes resultados, ya que, como se ha dicho, en lo que va de año han muerto 4 trabajadores en caídas de altura.

Otro dato significativo es que el accidente se produjo el sábado. Se sabe que el exceso de horas y la carga de trabajo son también factores de riesgo. ¿Controla la administración el respeto a las horas de trabajo? ¿Están identificados estos riesgos adicionales en el plan de seguridad de la empresa?

Ante esta situación, ¿alguien puede creer que estamos ante la casualidad o la mala suerte? Exigimos a las administraciones explicaciones y medidas inmediatas, mayor control y políticas concretas para combatir esta lacra de los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales.

Pedimos explicaciones a las instituciones, especialmente para que aumenten las inspecciones y seguimientos en la construcción, haciendo integrar las normas de seguridad. Para que de esta manera se adopten las medidas necesarias y se realicen políticas preventivas reales. Lamentablemente, en la práctica, ni la Inspección de Trabajo ni Osalan aparecen por ninguna parte. Por otra parte, ni el sector ni las y los trabajadores pueden dar por normal esta situación ni acostumbrarse a ella.

Por último, hacemos un llamamiento a participar este miércoles, 23 de febrero, en la movilización que la mayoría sindical ha organizado en el número 17 de la calle Botica Vieja de Deusto a las 11:30 de la mañana.