Al menos 75 trabajadores y trabajadoras fallecieron en accidente laboral en 2020 y en lo que va de año, por lo menos 7 trabajadores han muerto en el trabajo en Euskal Herria. Además, Joaquín Beltrán sigue desaparecido en el vertedero de Zaldibar desde el 6 de febrero del año pasado. Pues bien, el miércoles, un trabajador del sector forestal ha fallecido en Ugao mientras realizaba labores de limpieza y tala en el monte. Se le ha caído un árbol encima, causándole la muerte.

En primer lugar, desde el sindicato LAB queremos mostrar nuestro apoyo y sincera solidaridad a familiares y allegados y allegadas del trabajador fallecido.

Las actividades del sector forestal conllevan múltiples riegos. Los y las trabajadoras realizan tareas diferentes, muchas veces trabajan en soledad, a menudo realizan trabajos duros y cansados, trabajan en orografías especiales, soportan ruido, estrés térmico , utilizan maquinaria diversa y reciben poca formación en prevención de riesgos laborales.

Todo esto tiene incidencia en la alta tasa de accidentes que padecen y suelen ser accidentes graves y mortales. Las y los trabajadores del sector forestal están en peligro, por lo que pedimos a las Administraciones Públicas que, de manera inmediata, tomen medidas para mejorar las condiciones de vida y trabajo de este colectivo y asimismo pongan en marcha un Plan de formación de riesgos laborales para los y las trabajadoras de este sector.

La violencia laboral es un grave problema, un problema estructural, consecuencia de las políticas neoliberales que nos imponen. La precariedad nos mata.

Al Gobierno Vasco le preguntamos que pasos están dispuestos a dar para detener esta situación y para cambiar este modelo. ¿Están dispuestos a colocar en su agenda política el grave problema estructural de los accidentes laborales?
En el sindicato LAB lo tenemos claro. Necesitamos vidas y trabajos dignos, los y las trabajadoras tenemos derecho a volver sanos y sanas, vivos y vivas del trabajo. Para acabar con esta sangría tenemos que impulsar otro modelo, donde la salud y la vida de los y las trabajadoras este por encima de los intereses económicos.

Desde el Sindicato LAB vamos a seguir trabajando y luchando en favor de los derechos, la seguridad y la salud de los y las trabajadoras. Desde el sindicalismo de clase responderemos de manera firme. Por eso y para denunciar este último accidente hacemos un llamamiento a la clase trabajadora y a la ciudadanía a que participen en las movilizaciones de denuncia que se van a organizar.