El sindicato LAB no comparte la desconvocatoria de la huelga que estaba anunciada para el 31 de mayo en los servicios públicos, desconvocatoria que han hecho pública hoy los sindicatos ELA y STEE-EILAS.

Entendemos que desde que el 3 de mayo hicimos pública la convocatoria hasta la fecha de hoy no ha aparecido ningún elemento que nos lleve a replantearnos dicha convocatoria. El hecho de que Patxi López y su equipo de Gobierno en puertas de un más que probable adelanto electoral haga unas declaraciones de que no va aplicar algunas de las medidas decretadas por el Gobierno español nos parece una farsa, un fraude, una pose electoral y una utilización electoral de algo tan serio que raya incluso la inmoralidad política.
Como ya comentábamos los agentes sociales y sindicales en la convocatoria de manifestaciones para el 20 y 26 de mayo, el gobierno de Patxi López no tiene ninguna credibilidad cuando han sido ellos los primeros en apuntarse a los recortes presupuestarios en sanidad, educación y demás servicios públicos hasta el punto de que hoy por hoy se invierte en estas materias menos de lo que se invertía en el 2009, y el primero también en apuntarse a los recortes en condiciones laborales (fueron ellos quienes decretaron la congelación salarial, la prohibición de incrementar las plantillas presupuestarias, la suspensión del contrato de relevo, la suspensión de las licencias por razón de edad que suponían nuevas contrataciones, la limitación de las sustituciones que también suponían contrataciones, el castigo a las bajas por enfermedad, …).

Además Patxi López no es nuevo en esto y es perfectamente consciente de que un recurso de inconstitucionalidad no es más que una estrategia de distracción y dilación, una forma de quitarse su gobierno el marrón de encima, pero que para hacer frente a las reformas estructurales de los servicios públicos que se deciden en Madrid y nos abocan a su desaparición lo que hace falta es una reacción política y no jurídica, sabe perfectamente que en este marco jurídico y político que también él defiende más pronto que tarde nos obligarán a aplicarlas porque la legislación básica y la última palabra siempre está en manos de las instituciones españolas. Por eso si quiere hacer frente a estas agresiones lo que tiene que hacer es dar la pelea política para que sea Euskal Herria y sus trabajadoras y trabajadores quienes decidamos sobre nuestras condiciones de vida y trabajo.

En este sentido no compartimos esta desconvocatoria porque las razones que nos llevaron a convocarla siguen estando presentes: los recortes en servicios públicos y condiciones laborales decretados por el Gobierno Vasco siguen en vigor y de hecho se están aplicando, las reformas de desmantelamiento de servicios públicos se van a aplicar si no damos la pelea para evitarlo, y no observamos ningún planteamiento de impulso a los servicios públicos y creación de empleo público. Que les pregunten a las y los interinos y sustitutos de los servicios públicos que han pasado de trabajar todo el año a hacer sustituciones esporádicas; y quienes hacían este tipo de sustituciones directamente a la calle; y a todas y todos que ya prevén que el próximo curso no van a trabajar.

Las y los trabajadores hemos demostrado una y otra vez que si nos organizamos como es debido, estamos dispuestas y dispuestos a movilizarnos y hacer huelgas, y es precisamente gracias a esas huelgas y luchas que hemos conseguido que la cuestión de los servicios públicos entre en la agenda política y social, cada vez con mayor importancia.

Dicho esto, ante la situación surgida tras el anuncio de desconvocatoria de ELA y STEE-EILAS analizaremos la situación en la que nos encontramos en una asamblea que realizaremos este viernes.