La Dirección de CAF ha anunciado al Comité de Empresa su intención de cesar la actividad de producción de acero en la histórica instalación de Acería propia a partir del 1 de enero del próximo año. LAB-CAF se opone al plan presentado por la empresa para el cese de la actividad de acería, según el cual se eliminarían 40 puestos de trabajo directos de CAF y otros 7 del personal de las subcontratas que trabajan permanentemente en nuestras instalaciones.

También queremos denunciar también a la Dirección porque ni tan siquiera menciona a estas personas en su planteamiento, aunque llevan muchos años entre nosotros y nosotras. Denunciamos la poca información trasladada y las prisas con las que se quiere llevar a cabo esta externalización de la producción, a países de bajo coste, como ya ha ocurrido en diferentes productos de CAF.

LAB no acepta el cese de la actividad y exige que se abra un debate para que todos tengamos la posibilidad de conocer y opinar de cuál es la mejor solución a los problemas que nos presentan. Por ello exigimos que no se lleve a cabo la parada anunciada. En opinión de LAB, la acería de CAF necesita una inversión importante para presentarse como una nueva apuestan de futuro. La Dirección ya tiene calculada esta inversión en 15 millones de euros, pero no la quiere realizar, con el argumento de que es más barato comprar el acero exterior. Por lo tanto, la propia empresa reconoce que la acería sí tiene futuro, siempre que se realice dicha inversión. El verdadero problema es que la empresa pretende obtener más beneficios a cuenta de externalizar la producción, a pesar de que esta medida destruye empleo.

Además, CAF sigue generando beneficios, por lo que hay dinero para seguir apostando por el empleo digno en Euskal Herria. Exigimos a la Dirección que presente ese estudio y que abra un proceso, con el tiempo necesario, para analizar todas las salidas posibles, incluyendo la diversificación de la producción.

Desde LAB planteamos a la Dirección que pare este proceso que nos ha impuesto, sin que sea necesario entrar en un conflicto mayor.