El sindicato LAB hace tiempo inició una campaña denominada “Zaintza zaindu, cuida el cuidado” para denunciar esta situación. Una de las acciones realizada dentro de la campaña fue una recogida de firmas que realizamos de 19 de febrero. En la CAV se recogieron 16.032 firmas que entregamos en el Parlamento de Gasteiz junto con una petición para tomar parte en una de sus comisiones. Esta recogida de firmas, se recogía la necesidad de contar con más trabajadoras y trabajadores para poder dar una atención de calidad en los centros y servicios para personas mayores, menores y con diversidad funcional y de todos los servicios sociales en general.

En la comparecencia de hoy hemos explicado la realidad de los servicios sociales subcontratados. La proporción actualmente existente entre profesionales y las personas a atender refleja una sobrecarga que hace inviable una atención personalizada. Al mismo tiempo, el sobre esfuerzo al que estamos sometidas hacen que nuestra salud se resienta a pasos agigantados y se extiendan de manera preocupante las lesiones músculo-esqueléticas y los problemas psicológicos.

A su vez, el perfil de las personas usuarias de estos servicios se ha diversificado, lo cual no hace sino aumentar el problema con el que desde hace tiempo convivimos (atención psico-geriátrica, unidades polivalentes, centros de patologías múltiples, acogimiento residencial especializado, centros terapéuticos,…). Detrás de ello existen distintos factores de riesgo psicosocial, exigencia de atención muy alta, ritmo de trabajo elevado, excesiva cantidad de trabajo y presencia de conductas de acoso y agresión. Por último, la infravaloración del trabajo social no hace más que empeorar la situación con unos niveles de precariedad y temporalidad altos, bajos salarios, largas jornadas anuales,…

En nuestra intervención de hoy, la reivindicación principal ha sido la petición de un nuevo decreto de ratios que garantice una atención de calidad. En concreto:

• Aumento exponencial del número de trabajadoras y trabajadores.
• Ampliación de perfiles y funciones de los y las profesionales.
• Aumento de las horas de servicio y de dedicación que se le ofrece a cada persona cuidada.
• Participación de las trabajadoras y trabajadores, así como de las organizaciones sociales y personas usuarias en la evaluación, gestión y decisión relacionadas con las necesidades de personal en los servicios sociales.

El objetivo que teníamos al acudir ante esta comisión, no era sólo el de trasladar nuestra problemática, sino tratar de avanzar en la búsqueda de soluciones. Somos conscientes de que es difícil cambiar en un día los problemas que son resultado de un recorrido de muchos años, pero para nosotras es urgente comenzar a dar pasos firmes y a corto plazo para abordar el problema que supone la escasez de personal en gran parte de los recursos de servicios sociales.

Por eso, LAB se reafirma en su lucha por un nuevo decreto de ratios de personal para todos los servicios sociales y además de la comparecencia de hoy y de las mociones presentadas en las tres diputaciones, vamos a solicitar reuniones con todos los partidos políticos con representación en el Parlamento Vasco para exigir compromisos claros de cara a la puesta en marcha de un nuevo decreto de ratios que mejore la calidad asistencial y las condiciones laborales de los y las trabajadoras de los servicios sociales subcontratados.