Los y las trabajadores de la Red de Salud Mental de Osakidetza en Bizkaia están en lucha para denunciar el progresivo cierre de camas en los hospitales psiquiátricos. Hasta ahora se han llevado a cabo concentraciones, pitadas y acampadas durante los últimos meses, pero el encierro que estaba previsto realizar ayer en la sede de Osakidetza de Maria Diaz de Haro (Bilbo) fue impedido por los ertzainas y guardas jurados que estaban allí desde primera hora.

Estas actitudes sólo demuestran el nerviosismo de una dirección incapaz de dar respuestas convincentes, pero no van a impedir que continúen las protestas. La lucha por una salud mental pública y de calidad va a seguir.