Desde la sección sindical de LAB en TCC han querido dar su opinión en torno a las medidas establecidas con repecto al transporte público colectivo de la Comarca de Pamplona:

“El presidente de la mancomunidad ha afirmado que la nueva restricción de las villavesas dejará viajeros en las paradas, despreocupándose por completo de que este déficit de autobuses tiene consecuencias directas en el día a día de la plantilla de conductoras de TCC.

Aparte de que muchas usuarias se quedarán fuera en horas punta y no se estará garantizando un servicio público de calidad a la ciudadanía, somos las conductoras y conductores las que tenemos que controlar los aforos de las villavesas, lo que expone a la persona trabajadora a un riesgo. En ese sentido, nos preocupa que se generen situaciones de tensión e incluso de enfrentamientos desde los usuarios/as hacia las y los conductores como a ocurrido en más de una situación llegando a producirse agresiones hacia este colectivo de trabajadores/as.

Cuando se tomen medidas desde el Gobierno o Mancomunidad, deben tener en cuenta a quiénes y cómo afectan y poner soluciones encima de la mesa. Reducir el aforo de las villavesas al 50% es una medida aceptable pero irreal si se quiere seguir dando el servicio a todas las personas que diariamente usan el servicio de transporte público para acudir al trabajo o a clase.

No nos vale que todos los responsables vean los agujeros que quedan vacíos y nos dejen apañárnoslas como podamos, no estamos dispuestas a dar la cara mientras desde la administración no esté dispuesta a poner los medios necesarios”.