Hemos dado por concluido el X Congreso Nacional en Baiona-Miarritze tras elegir al nuevo Comité Nacional, con un amplio apoyo del 94%. En esta segunda jornada, hemos dirigido la mirada al camino que se abre hacia un sindicalismo transformador. LAB es aire fresco, personifica el nuevo sindicalismo vasco. Hemos demostrado una nueva forma de hacer las cosas en el congreso y también lo haremos a partir de ahora, con una doble coordinación general.

Concretamente, Garbiñe Aranburu e Igor Arroyo han sido las dos personas nombradas como coordinadoras generales del sindicato, en lugar de una persona como secretaria general. Un diálogo entre ambas personas ha redondeado el Congreso Nacional llevado a cabo el jueves y el viernes bajo el lema «Bagara bagoaz».

Somos. Y, ¿qué somos? «Somos los que ponen palabra al pensamiento y acción a la palabra. Somos diversas y diversos. Somos trabajadoras y trabajadores. Y nuestras manos, nuestro trabajo es el que sustenta la vida», ha reflexionado Garbiñe Aranburu.

«Sí, nuestro trabajo mueve el mundo, pero también los capitalistas se enriquecen a costa del trabajo que hacemos. Se enriquecen gracias a nuestra ingente labor en el empleo y el cuidado. De la toma de conciencia de esa explotación nació el sindicalismo en todos los rincones del mundo, también en Euskal Herria. LAB es heredero de la lucha de clases a nivel internacional, ha proseguido Igor Arroyo.

Tenemos abierta la posibilidad de crear una Euskal Herria independiente, socialista, feminista y euskaldun. Aferradas y aferrados sólidamente a las raíces, es el momento de extender las ramas, es el momento de florecer y recoger el fruto. De ello hemos estado hablando estos días. Para hacer frente a la crisis sistémica que vivimos, hemos tomado nuevas decisiones. Estamos repensando e innovando constantemente nuestro modelo sindical. Con valentía, con determinación.

Tal y como ha explicado Igor Arroyo, «LAB es un instrumento que ponemos en manos de toda y todo trabajador vasco, un instrumento de lucha por unas condiciones de trabajo y de vida dignas de toda y todo trabajador. Un sindicato que traiga al centro a las y los trabajadores que están en los márgenes. Un sindicato para todas y todos los trabajadores. Un sindicato que no se limita a denunciar la situación. Un sindicato propositivo. Somos transformadoras y transformadores. Somos el nuevo sindicalismo vasco».

En palabras de Garbiñe Aranburu, «nos estamos expandiendo constantemente de manera notable: cuanto más firme es LAB, cuanto más decisiva, más fuerte es la lucha en los centros de trabajo y en la calle. Dijimos que había que poner en marcha un nuevo ciclo de lucha y lo hemos hecho. Hemos puesto límites a la destrucción de empleo. Hemos afrontado el desmantelamiento de los servicios públicos. Hemos traído al centro la lucha de los sectores feminizados. Hemos emprendido el camino para conseguir el reconocimiento debido a las trabajadoras de hogar. Hemos promovido un sinfín de luchas por toda Euskal Herria. Y con numerosas victorias».

Todas estas luchas, todas esas victorias, alimentan la transformación social y política que necesitamos las y los trabajadores vascos. Hagamos posible en Euskal Herria lo que no es posible en París y Madrid. Hagamos posible en Euskal Herria la transición ecosocialista y feminista que urge. LAB será el acicate para ello. LAB será la referencia sindical de la izquierda independentista. Además de proclamar la República Vasca, desde el sindicalismo también vamos a construir la República Vasca. Vamos a materializar el Código Laboral Vasco, la Seguridad Social Vasca, el marco socioeconómico vasco. Estamos preparadas y preparados para posicionarnos, y nos posicionaremos», ha puntualizado Igor Arroyo.

Vamos a dar aire fresco al sindicalismo. Con total disposición para ver y aprender. Con humildad, pero orgullosas y orgullosos. Vamos a convertir a LAB en el hogar de todas y todos los trabajadores vascos. Vamos a combatir toda discriminación. Vamos a profundizar en el sindicalismo feminista. Y nos vamos a transformar en un sindicato antirracista.

Vamos a expandir y reforzar el sindicalismo independentista a ambos lados de la muga. Vamos a organizar más luchas y huelgas en los centros de trabajo. Vamos a profundizar en las luchas sociales. «y para abordar estos retos, necesitamos una dirección sólida y eficaz. Más colegiada, más feminista», ha añadido Garbiñe Aranburu.

Mañana repleta de emociones

Hemos iniciado la segunda jornada del Congreso Nacional con las intervenciones de las y los invitados. Han tomado la palabra representantes de organizaciones como EH Bai, EH Bildu, ELA, FSM… A continuación, hemos presentado una declaración firmada por los sindicatos de ámbito internacional sobre la autodeterminación de los pueblos, leída por representantes del Sáhara y Palestina. El grupo internacional de mujeres también ha leído una declaración, ésta centrada en el empoderamiento y de la importancia de las mujeres en la lucha.

Tras el descanso, hemos vivido momentos emotivos. Entre música, poesía y danza, hemos hecho un reconocimiento a las mujeres de LAB y también a Ainhoa Etxaide, ex secretaria general del sindicato.

A continuación, hemos proyectado el videoclip compuesto expresamente para el Congreso Nacional, la versión en euskara de la canción «Bella ciao». Tras el diálogo de Garbiñe Aranburu e Igor Arroyo, con el nuevo Comité Nacional en el escenario, la canción ha sido interpretada en directo por la cantante del videoclip, acompañada por las personas asistentes. Una vez más, Bagara, bagoaz!