Por iniciativa de LAB, nos hemos reunido las y los trabajadores, tanto interinos como fijos, del Gobierno Vasco, la Diputación de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de Donostia. Las y los trabajadores de estas tres principales instituciones nos hemos movilizado para reivindicar la consolidación del empleo público y el fin de la temporalidad.

En primer lugar, reivindicamos que la administración debe cubrir todas las vacantes existentes, cerrando la puerta tanto a la amortización de puestos de trabajo como a la privatización y/o subcontratación. Además, hay que tener en cuenta la necesidad de poner en marcha un plan en torno a la realidad de los interinos. Es este colectivo, especialmente, el que sufre las consecuencias del incumplimiento reiterado por parte de la Administración de sus responsabilidades. La falta de convocatoria de OPEs en los últimos años ha dado lugar a la creación de un colectivo extremadamente vulnerable que, con los años transcurridos, puede considerarse,en parte, desprotegido.

Está claro que con el paso de los años las capacidades y situaciones personales y de salud de muchos de estos trabajadores han cambiado. Como consecuencia de ello, el colectivo atraviesa una situación de incertidumbre ante la convocatoria de cualquier oferta de empleo. La Administración no puede ser ajena a la problemática que plantea la falta de convocatorias de estos procesos de acceso en los tiempos adecuados.

LAB considera imprescindible combinar ambas situaciones para lograr una solución adecuada para la Administración y el colectivo afectado. Por ello, reivindicamos un Plan Especial de Empleo Público y la apertura de procesos de diálogo y negociación con los representantes de los trabajadores en las instituciones, para que los planes de futuro sean consensuados y no impuestos. En este sentido LAB ha presentado un plan que serviría de base para la negociación en las diferentes instituciones y está dispuesto a negociar con otros sindicatos y con la administración para que las Ofertas Públicas de Empleo que ya están en marcha y las que se vayan a poner en marcha respondan a esta realidad.

La lucha no ha hecho más que empezar. Nuestra intención era que esta iniciativa de hoy se llevara a cabo de forma conjunta por todos los sindicatos y así la presentamos en los Comités de Personal. Por desgracia, no ha sido posible. Nos comprometemos a no abandonar en el futuro el esfuerzo de confluir, porque, en definitiva, la unión de todos nos dará la fuerza para hacer frente a las políticas administrativas neoliberales.