El sindicato LAB se ha concentrado hoy en Pamplona, ante la sede de la Inspección de Trabajo, para denunciar la muerte de un trabajador migrante de 62 años que tuvo lugar el pasado 15 de septiembre en Carcastillo, y para exigir que se pongan en marcha medidas inmediatas para poner fin a las situaciones de explotación y precariedad en el medio rural de Navarra.

En primer lugar, LAB quiere dejar claro que el de Carcastillo no fue un mero accidente de tráfico. Se trata de un accidente laboral, ya que la propia normativa de seguridad laboral cataloga los accidentes in itinerecomo accidente laboral. Pero, además, según la información obtenida por este sindicato, detrás de este hecho hay varias sombras que se deberían poner sobre la mesa.

LAB ha podido recabar la siguiente información:

  • Arturo Rojas Castaños, trabajador migrante de 62 años, vivía una situación laboral inestable. Durante el verano tuvo cuatro contratos diferentes, dos de ellos en régimen general y dos en régimen especial agrario.
  • El último contrato sitúa su actividad en Caparroso, pero no está claro a dónde iba a trabajar la mañana que tuvo el accidente. De hecho, hay 30 kilómetros desde el pueblo de Figarol hasta Caparroso.
  • Su relación contractual con la empresa se dio por agotada el día 12 de septiembre, pero, posteriormente, en una fecha desconocida, fue prorrogada hasta el día 15 de septiembre, fecha de fallecimiento.
  • El fallecido, junto a otro grupo de obreros de origen sudamericano, estuvo pernoctando en una chabola en el campo, en los alrededores de Carcastillo, en condiciones precarias.
  • En los últimos días de su vida se refugiaba en Figarol y desde allí recorría varios kilómetros en bicicleta. Parte del recorrido matinal lo realizaba a oscuras, poniendo en peligro su salud; de hevho, el accidente que segó su vida fue a las 06:48 de la mañana.

Teniendo en cuenta los hechos mencionados, el sindicato LAB quiere trasladar a la Inspección de Trabajo las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál era la situación contractual del trabajador?
  • Heriotzaren unean kontratupean zegoen? Noiz utzi zen bertan behera istripua izan baino hiru egun lehenago emandako baja agindua?
  • ¿A dónde iba a trabajar? ¿En ese lugar de trabajo se cumple la legislación en torno a la prevención? ¿En ese lugar de trabajo tienen recogidos los riesgos y las medidas preventivas? ¿Recibió formación? ¿Vigilancia de la salud?
  • ¿Cómo es posible que la empresa no ponga modos seguros de transporte en este tipo de situaciones, sabiendo que en la evaluación de riesgos se deben integrar los riesgos in itinerey las medidas correspondientes?
  • ¿Existe control horario en la actividad? ¿Está recogido el riesgo de la movilidad?

Todas estas preguntas no tienen una respuesta clara en estos momentos y solicitamos a la Inspección de Trabajo que inicie una investigación para resolver las dudas y determinar las responsabilidades que se derivan de este accidente laboral.

Queda claro que Arturo Rojas vivió una situación de extrema explotación y precariedad que tuvo mucho que ver con su muerte. Según todos los indicios, vivía realizando trabajos esporádicos y tenía que ir antes del amanecer, con sus 62 años, a los lugares que le ordenaba el empresario, recorriendo grandes distancias en bicicleta. ¿Cuántos trabajadores hay en la misma situación que Arturo Rojas en lcampo navarro?

En el marco de la lucha de Huerta de Peralta, hace dos años denunciamos la existencia de numerosas situaciones de explotación y precariedad en el campo navarro donde, entre otras cosas, no pocos empresarios aprovechan la debilidad e indefensión que genera la Ley de Extranjería para explotar a los trabajadores migrantes o para utilizarlos en una situación muy precaria. Desde entonces no se han adoptado las medidas oportunas ni por parte de la Inspección de Trabajo ni del Gobierno de Navarra. En este sentido, el sindicato LAB continuará, en colaboración con los colectivos de personas migrantes y con los agentes de este ámbito, denunciando estas situaciones y exigiendo medidas correctoras.

Asimismo, el sindicato LAB continuará trasladando su acción sindical al mayor número de centros de trabajo posible, convencido de que la mejor manera de defender los derechos de los trabajadores es que se organicen y luchen con el apoyo de un sindicato combativo.

Así lo ha demostrado, entre otras muchas cosas, la experiencia de Huerta de Peralta, en la que la organización de los trabajadores y la acción sindical ha traído importantes mejoras en sus condiciones laborales.