El sector de comercio textil de Gipuzkoa abarca hoy en día a 2.262 trabajadoras. La situación del colectivo es diferente, ya que a una parte se les aplica el convenio 2006-2009 y tienen el salario congelado desde entonces, y a otras el convenio 2010-2018.

El convenio 2010-2018 fue impugnado por las patronales ADEGI y Federación Mercantil y, en consecuencia, se determinó que era un convenio extraestatutario. No obstante, pese a esta determinación, es un convenio que se ha llegado a aplicar. En la zona de Donostia, tanto en tiendas de calle como en centros comerciales de Donostia y alrededor, se analizado la situación de 970 trabajadoras, es decir, el 42,88% del total de trabajadoras, y de ellas a 734 se les aplica el convenio impugnado 2010-2018.

Tomando esto en cuenta, y retrocediendo más allá en la historia, hay que decir que estamos hablando de un sector que no ha tenido avances en cuanto a sus condiciones laborales. 

A finales de 2021, iniciamos las negociaciones para la renovación del convenio  del comercio textil. Desde entonces, ha habido varias reuniones negociadoras. En estas reuniones, nos estamos encontrando con diferentes complicaciones que impiden que lleguemos a un acuerdo. La primera de ellas, que las patronales no reconocen el convenio 2010-2018 y quieren partir de la situación de 2009. Se ponen en riesgo incrementos salarias equiparados al IPC, la consolidación de horas complementarias, el pago de la tarde de carnaval y sábado de Semana Santa, la distribución regular de la jornada y el trabajo en domingos y festivos, entre otros. 

Para el sector, esta situación es insostenible. Hablamos de trabajadoras que nunca han bajado de las 1.748 horas laborales al año, de trabajadoras que llevan más de 20 años con una jornada parcial no voluntaria de 20 horas, hablamos de imposibilidad de conciliar, de imposibilidad de promoción, de cierre de tiendas, ERE y despidos como consecuencia de las ventas online y los procesos de digitalización que las empresas están poniendo en marcha para facturar más y destruir empleo. Hablamos de trabajadoras con un salario congelado. Pero también, por suerte, hablamos de un colectivo que se ha organizado y ha dicho basta.

Así pues, LAB y ELA convocamos una nueva jornada de huelga para el próximo 23 de junio para todas las trabajadoras del comercio textil de Gipuzkoa. Es imprescindible que las patronales hagan una propuesta que mejore las condiciones de trabajo del colectivo, incluyendo soluciones para la excesiva parcialidad del sector y bajada de horas laborales anuales. entre otros.

Además, es necesario abordar y poner medidas para hacer frente a la digitalización, ya que el comercio está sufriendo en el último tiempo consecuencias directas de la venta online y el cierre de tiendas.

En Gipuzkoa, entre diciembre de 2020 y diciembre del 2021, se han cerrado tiendas de diferentes cadenas; Stradivarius de Irun y Eibar, Zara Home Garbera, Masssimo Dutti de urbil, Woman Secret centro e Irun, Springfield de Eibar,  COS Donostia,  ente otros. En total, más de 70 puestos de trabajo destruidos de manera directa. Cierre de tiendas rentables, que llegan a objetivos de venta marcados por la empresa. De esto se tiene que hablar y se tienen que tomar medidas, y es urgente. 

La situación del comercio ha empeorado considerablemente en los últimos años, cada vez somos menos y cada vez  tenermos peores condiciones de trabajo. Es urgente un convenio que recoja la realidad en el comercio textil de Gipuzkoa, que mejore las condiciones de trabajo y que tenga garantías de un empleo de calidad.

Para la jornada de huelga, está prevista la realización de piketes informativos en todos lo centros comerciales de Donostia, Urbil, Mendibil y Txingudi y, a las 12 de la mañana, haremos un Akelarre donde quemaremos la propuestas de la patronal. Posteriormente, haremos una kalejira por las calles de Donostia.