Pese a haber estado durante toda la negociación diciendo lo contrario, y aunque pareciese muy complicado, finalmente, entre otras cosas, hemos conseguido un acuerdo en el convenio de la construcción de Gipuzkoa que recoge subidas salariales ligadas al IPC y una reducción de jornada. Ha sido posible gracias los planteamientos de unidad sindical y huelga. 

Durante los siete meses que se ha alargado la negociación, la patronal ha ido aceptando poco a poco diferentes puntos que venían recogidos en la plataformas, encontrándose entre ellos ciertas reivindicaciones que se han venido haciendo históricamente en el sector como el derecho de todos y todas los trabajadores de percibir la media dieta o la no exclusión de los accidentesin intinereen la compensación de las bajas laborales.

Asimismo, debemos poner en valor la intersindical convocada por LAB hace un par de semanas, donde se reivindicaron la unidad sindical y la necesidad de la huelga, además de compartir todos los sindicatos la necesidad de la referencia al IPC y la reducción de jornada. Ha sido en las reuniones de negociación posteriores a esa intersindical donde de verdad se han dado avances y se ha podido llegar a un acuerdo.

Ahora el reto será otro, el mismo que tenemos desde hace años, que este convenio que podemos considerar digno se respete y se aplique. En el sector de la construcción es cada vez más habitual que, aprovechando el desconocimiento y las necesidades de trabajadoras y trabajadores migrantes y racializados, no se respete el convenio o que directamente trabajen como falsos autónomos. En esto la responsabilidad de la patronal es directa, pues su actitud ante este problema se basa en un pasotismo absoluto.

Para terminar, consideramos importantes el hacer mención a la lacra que vive el sector en los últimos meses: los accidentes de trabajo mortales. En lo que va de año, ya son 12 las personas muertas en el sector de la construcción en Euskal Herria, y por la parte de la patronal no se ha realizado ningún planteamiento serio para solucionarlo. Pese a ello, nostros seguiremos denunciando esas situaciones, tanto en la calle como en los juzgados.