Los y las trabajadoras han aceptado el pacto de empresa de ABB Niessen, radicada en Oiartzun y cuya representación sindical está formada por 4 representantes de LAB, 3 de ELA y 2 de UGT.

Se trata de un pacto de 3 años que recoge los siguientes incrementos salariales:

Incrementos salariales

-2021: incremento lineal y consolidable de 300 €. Lo que se tendrá en cuenta desde enero de 2021 (el IPC fue negativo en 2020).

-2022: se subirá el IPC (6,5%).

-Para el año 2023: se garantiza el IPC y en función del importe del IPC se acuerda un incrementoadicional que puede ser de hasta el IPC + 0,5% (si es inferior al 6%). Si el IPC fuera superior al 6% y no se cumpliera los objetivos mínimos de la empresa y disminuyeran las ventas, se renegociaría el incremento salarial.

Conciliación de la vida laboral. En los turnos nocturnos, nuestra reivindicación más importante, hemos logrado un importante avance, se ha puesto en marcha la posibilidad de reducir las noches para las personas trabajadoras de mayor edad. Mejora de los permisos en el caso de la intervención de familiares.

Empleo. Mantenimiento de puestos de producción: se garantizará el contrato de relevo y se acuerda la incorporación de los relevistas a la producción.

Los complementos de bajas se complementarán al 100%, no sólo durante la duración del pacto, sino también en lo sucesivo.

Se garantiza la vinculación al convenio del metal de Gipuzkoa mediante la aplicación automática del contenido no recogido en el pacto de empresa.

A pesar de que ELA se opuso al acuerdo y pidió el voto en contra, el resultado de la asamblea ha sido claro: 118 SI y 29 NO. Cabe destacar la participación, con una participación del 80% de la empresa, que ha sido una de las más altas de la historia.

Desde LAB queremos felicitar a los y las trabajadoras de Niessen porque han demostrado la necesidad de la distribución de la riqueza y también porque han dado pasos para poner la vida en el centro, como las mejoras en la reducción de los turnos de noche y en las licencias, o cómo la complementariedad de las bajas al 100% y para siempre, la cual ha sido una reivindicación desde hace mas de 40 años. Los datos indican que los y las trabajadoras vascas hemos perdido capacidad adquisitiva entre 2008 y 2019, especialmente en empresas no sindicalizadas. Cada vez es menor la parte del Producto Interior Bruto destinada a salarios. Por ello, es imprescindible actualizar los salarios en función del IPC para evitar el empobrecimiento de la sociedad. Porque el enorme encarecimiento de los productos básicos (muy superior al IPC) lo estamos sufriendo directamente los y las trabajadoras.

Además, en el acuerdo alcanzado en Niessen, ante la estrategia de subcontratación de la producción industrial le damos valor a que vincule el contrato de relevo a los empleos productivos y a haber conseguido complementar los salarios a las y los trabajadores de baja.