Se ha llevado a cabo hoy una reunión a tres bandas entre la dirección de Tubacex, el Gobierno Vasco y el Comité de Empresa. En esa reunión, el Gobierno Vasco ha trasladado una propuesta que ha calificado como definitiva. Posteriormente, la mayoría del comité de empresa ha firmado un principio de acuerdo. LAB no lo ha firmado.

Lo primero que queremos decir es que este principio de acuerdo no contempla despidos forzosos, lo cual, para  LAB, es una victoria fruto, única y exclusivamente, de la lucha y la determinación  de la plantilla de Tubacex, de la unión de la plantilla y el  Comité así como del  apoyo del eskualde de Aiaraldea y de la clase trabajadora de Euskal Herria, que nos  ha acompañado en esta lucha. 

Tras 7 meses de lucha, la empresa se ha visto obligada a cejar en su empeño y ha tenido que renunciar a realizar los despidos. La dirección de Tubacex ha querido utilizar una situación coyuntural para despedir a trabajadores y trabajadoras y la lucha ha posibilitado que estos trabajadores y trabajadoras puedan volver a sus puestos de trabajo.

Queremos decir claramente que la empresa no habría podido tomar la decisión de despedir si no hubiera contado con el respaldo del Gobierno Vasco. En este conflicto, la plantilla ha tenido como compañeros y compañeras de viaje a todo un eskualde y a la clase trabajadora de Euskal Herria, mientras que la dirección de Tubacex ha sido acompañada por el Gobierno Vasco. Un Gobierno Vasco que pretende colgarse una medalla que no le corresponde, y que desde LAB  no lo vamos a aceptar.

Es bochornoso  el papel que el Gobierno Vasco ha desempeñado en todo este conflicto y especialmente en estas dos últimas semanas, de mano del Departamento de Trabajo y Empleo.

En las reuniones mantenidas, el Gobierno Vasco ha estado alineado con la dirección de Tubacex. Prueba de ello es que, tras trasladar una propuesta que calificó como definitiva, permitió que fuese alterada por la dirección, avalando despidos forzosos y añadiendo nuevos ajustes que pasaban por la inaplicación del convenio vigente hasta el 31 de diciembre de este año, cuestión ésta que tampoco aceptamos.

Una de las medidas contempladas desde la primera propuesta es el aumento de jornada de 40 horas durante los años 2022, 2023 y 2024. Para LAB, es totalmente inaceptable que precisamente el Departamento de Trabajo y Empleo plantee aumentar la jornada en una empresa que ha querido despedir a trabajadores y trabajadoras y que en el último año ha aplicado dos ERTEs, argumentado falta de trabajo para todos sus trabajadores y trabajadoras.  Denunciamos que el incremento de la jornada y la acumulación del trabajo   sea una  alternativa valida para garantizar la viabilidad de  empresas en las que decían sobraban trabajadores y trabajadoras.  El Gobierno Vasco es  el principal avalista de esta medida. ¿Nadie va a decir que Tubacex ha estado mintiendo?

Por todo lo mencionado, y a pesar de la victoria que supone la renuncia a  los despidos forzosos,  desde LAB trasladaremos este principio de acuerdo a nuestra afiliación,  que será quien decida cuál será la posición final de LAB ante este acuerdo. 

Por ultimo, y para dar a conocer la decisión final de la Sección Sindical de LAB, realizaremos una rueda de prensa, una vez finalizada la asamblea de afiliados y afiliadas,  mañana viernes, dia 1 de octubre, a las 16:00, en nuestra sede de Bilbo (Alameda de Rekalde, 62).