Coincidiendo con el final de la legislatura del Parlamento vasco y el plazo dado por este al Gobierno Vasco para empezar a modificar el modelo de comedores escolares, la iniciativa "Gure Platera Gure Aukera", formada por familias, trabajadoras, productoras y agentes sociales y sindicales, ha comparecido hoy para valorar la situación actual y hacer propuestas de futuro.

Esta es la declaración elaborada con motivo de la comparecencia de hoy:

"Gure Platera Gure Aukera" es una iniciativa de familias, trabajadoras, productoras y organizaciones sociales que trabaja para conseguir unos comedores escolares más sanos y sostenibles.

Gracias al esfuerzo y al trabajo ingente, en muchos casos voluntario, de cientos de personas en todos estos años, hoy en día las comunidades educativas están sensibilizadas sobre la necesidad de lograr unos comedores más sanos y sostenibles.

Cada vez más comunidades escolares y agentes sociales y políticos están a favor del cambio y están haciendo propuestas transformadoras para que sus hijas e hijos no se alimenten con los alimentos kilométricos que las grandes empresas de cáterin ponen en sus platos.

Tenemos una sociedad concienciada sobre la importancia de una alimentación sana y sostenible y, muy especialmente, del valor educativo que tiene el comedor escolar. ¿Opina lo mismo el Gobierno vasco?

Fraude en los comedores escolares
Las empresas de cáterin que están gestionando comedores escolares en la actualidad han sido condenadas a pagar más de siete millones de euros por repartirse el mercado y perjudicar a las arcas pública, a las trabajadoras y a las familias de los centros públicos, así como a la calidad de la alimentación. Esto demuestra claramente que el sistema no funciona.

Comisión de comedores del Gobierno vasco
En 2018, fruto de una reivindicación histórica, el Departamento de Educación puso en marcha una comisión de comedores en la que participamos familias, trabajadoras y direcciones. Después de todo un año de reuniones el Departamento hizo pública una propuesta unilateral de gestión integral de las AMPA sin contenido que fue ampliamente rechazada por todos los sectores de la comunidad educativa, entre otras cosas porque no debe ser responsabilidad de las familias asumir la gestión de un espacio educativo público que corresponde a la Administración.

Acuerdo parlamentario de octubre de 2019
El pasado 24 de octubre todos los grupos políticos del Parlamento vasco instaban al Gobierno vasco a contrastar los nuevos pliegos de contratación con las partes implicadas y a analizar otros modelos de gestión descentralizada en el plazo de cuatro meses. Además, le instaban a elaborar una nueva normativa para el curso que viene garantizando la calidad y seguridad del servicio, así como las condiciones laborales, y construir cocinas en aquellos centros que así lo soliciten.

¿Y cómo estamos ahora?
Otros modelos de gestión y nueva normativa. A pesar de todas las propuestas realizadas tanto por las comunidades educativas como los agentes sociales, a día de hoy el Gobierno vasco no ha puesto encima de la mesa ninguna propuesta de gestión complementaria a la de las grandes empresas de cátering. Tampoco ha realizado ninguna propuesta para una nueva normativa.

Nuevo contrato. A finales del mes de noviembre el Departamento de Educación presentó únicamente a EHIGE como representante de las familias unas pinceladas del nuevo contrato, a lo que EHIGE respondió que los cambios introducidos no iban a mejorar el servicio de forma sustancial. El resto de agentes (trabajadoras, etc.) no han sido informados. A día de hoy desconocemos las intenciones del Departamento.

Construcción de cocinas. El Plan de Infraestructuras 2019-2023 recoge la construcción de siete cocinas en otros tantos centros escolares públicos. Hay más solicitudes que el Departamento de Educación está analizando aunque de momento no hay ningún compromiso claro.

Y ante esto, ¿qué proponemos?
Además de mostrar, una vez más, nuestra disposición a colaborar para conseguir unos comedores más sanos y sostenibles, exigimos al Gobierno vasco que:

• Garantice que el comedor sea un espacio educativo, y no un mero servicio de alimentación y vigilancia de nuestras hijas e hijos, con unas condiciones laborales que lo así lo aseguren, y dependiendo del Departamento de Educación como hasta la fecha.

• Aumente la capacidad de decisión de los centros públicos para que puedan elegir el tipo de comedor que quieren. Para ello es necesario que existan propuestas reales y viables de gestión alternativa o complementaria.

• Elabore unos nuevos pliegos que garanticen una alimentación sana y sostenible así como las condiciones laborales.

• Construya cocinas en todos aquellos centros en los que sea posible.

• Ponga la alimentación en el centro, por encima de cualquier otro interés.

Desde "Gure Platera Gure Aukera" seguiremos exigiendo y dando pasos para conseguir comedores escolares sanos, sostenibles y educativos, que garanticen, como mínimo, las condiciones laborales actuales.