Una delegación del sindicato LAB compuesta por la secretaria general Garbiñe Aranburu y por el secretario de Relaciones Internacionales Koldo Saenz se han reunido con una delegación de la oficina de relaciones internacionales de la CTA-Autónoma compuesta por Fito Aguirre y Gonzalo Manzullo.

La reunión ha servido para profundizar en el análisis sobre la situación política y sindical de Argentina y Euskal Herria, analizar los contextos de ambos países y reflexionar sobre el papel que debemos de jugar los sindicatos en los procesos de cambio político y social.

Argentina vive un proceso de cambio. Tras cuatro años de gobierno del ultra-derechista Mauricio Macri, de nuevo una coalición de izquierdas ha ganado las elecciones, habiendo creado el gobierno del presidente Alberto Fernandez una gran ilusión entre las clases populares de Argentina.

Tal y como nos han contado queda un arduo trabajo por hacer y el nuevo gobierno tiene grandes retos por delante; como por ejemplo, la desorbitada deuda externa heredada del anterior gobierno. El movimiento sindical tiene ante sí el reto de luchar por el restablicimento de los derechos sindicales y sociales arrebatados durante la anterior legislatura, y luchar por garantizar una vida digna para las clases populares en Argentina. Es por ello, que visto el cambio de ciclo en el país, la CTA-Autónoma realizó un congreso extraordinario, en el que el sindicato LAB estuvo presente, para adecuar su estrategia sindical al nuevo contexto político abierto.

El sindicato LAB seguirá al lado de la clase trabajadora y el movimiento sindical de Argentina, impulsando en la medida de nuestras posibilidades procesos de cambio político y social. Para ello, es muy importante fortalecer relaciones con centrales sindicales como la CTA-Autónoma y reuniones como la del día de hoy cobran vital importancia.