La primera ocurrió el lunes día 4 en Banka (Nafarroa Beherea), donde un ganadero de 56 años falleció cuando el tractor que conducía volcó en una zona escarpada. Y la segunda ocurrió ayer 4 de julio en las cercanías del peaje de Orio, cuando un camionero de 51 años de edad del Grupo Azkune, dedicado al transporte de hormigón para la construcción, falleció cuando al girar en la rotonda previa a la entrada del peaje de Orio, el camión que conducía volcó y ha explotó. Con estos dos, al menos 44 trabajadoras y trabajadores han fallecido en Euskal Herria en lo que va de año. Hoy mismo, las y los trabajadores de la empresa Aludium de Zornotza ha realizado un paro de dos horas y una concentración para denunciar la muerte del trabajador fallecido en la planta el pasado 1 de julio.

En primer lugar, desde el sindicato LAB queremos trasladar a familiares, compañeros y compañeras nuestra solidaridad y apoyo.

Accidentes así se repiten año tras año. Todos los años se producen accidentes mortales por vuelco de tractores o similares pero se sigue sin analizar la situación del sector, la composición y las necesidades del mismo, también en el ámbito de la salud laboral. También falta que las instituciones se impliquen en remar en la erradicación de ésta y otras problemáticas del sector.

Y qué decir del sector del transporte. Está claro que, tal y como hemos denunciado, las condiciones de empleo y trabajo (los altos ritmos, los plazos de entrega, largas jornadas, etc.) producen accidentes, pérdidas de salud y muerte en las trabajadoras y trabajadores del sector.

Cuando se conocen las causas de los accidentes y se no ponen soluciones para evitarlos existe una clara irresponsabilidad política, ya que desde Madrid o París, desde Iruñea, Gasteiz o Pau siguen mirando hacia otro lado y sin incidir en las causas reales de todos estos accidentes.

Desde el sindicato LAB tenemos claro que tenemos que hacer realidad un nuevo modelo que priorice la vida y la salud por encima de los criterios económicos y de producción.

Para ello, vamos a seguir trabajando para responder a estos y todos los accidentes de trabajo, porque la concienciación y la movilización es el único camino.