A medida que pasan los meses, cada vez queda más claro que el marco propio de Euskal Herria que hemos reivindicado durante años es la única posibilidad de consensuar condiciones dignas para los trabajadores y trabajadoras.

LAB lleva años luchando por un marco vasco propio, reivindicando el derecho a trabajar y decidir aquí. Para ello es imprescindible atender a las necesidades y luchar localmente.

Sabemos bien el papel que juega el marco estatal, atender exclusivamente los intereses de la planta de Asturias sin tener en cuenta las problemáticas de las plantas de Euskal Herria y ahora, ni tan siquiera eso. Los últimos ejemplos son el ERTE aplicado y, por enésima vez, la situación de bloqueo del acuerdo marco, que impide por completo la negociación de los convenios de cada planta.

Ante todo esto, y ante la situación de inflación e inestabilidad que estamos viviendo, y mientras la empresa sigue obteniendo beneficios históricos, la mencionada reivindicación cobra más importancia y sentido que nunca, porque no decimos nada nuevo si afirmamos que en Euskal Herria tenemos más capacidad para luchar unas condiciones laborales dignas, y eso lo sabe muy bien ArcelorMittal. Por ello, con la complicidad de UGT y CCOO y la excusa del acuerdo marco, está bloqueando las negociaciones abiertas en los diferentes centros de trabajo de Euskal Herria.

En este sentido, queremos dejar claro un mensaje a ArcelorMittal; ese bloqueo ha terminado, si no quieren aceptar el marco vasco, vamos a pasar a la ofensiva centro por centro. Porque las trabajadoras y trabajadores no podemos esperar más, aquí trabajamos y aquí decidimos.