Los sindicatos LAB, ELA y STEILAS hemos convocado varias movilizaciones en la enseñanza pública no universitaria de la Comunidad Autónoma Vasca. A lo largo del mes de octubre personal de educación junto con alumnado y familias hemos realizado una serie de encierros en los centros escolares de los tres territorios. Además, el pasado 28 de octubre nos manifestamos en Bilbao, Donostia y Gasteiz. En estas dos ultimas semanas los sectores de Haurreskolak Partzuergoa y de Cocina y Limpieza llevaron acabo sus correspondientes “semanas de lucha” o “borroka astea” y sus días de huelga. Esta semana, entre los días 20 y 24, el personal de educación especial haremos nuestra propia borroka astea y, en el marco de esa semana, convocamos huelga para el jueves, 23 de noviembre. Hoy hemos comparecido en Bilbo para dar a conocer las protestas previstas para estos días.

Las fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, trabajadoras sociales, transcriptoras, intérpretes de lengua de signos y especialistas de apoyo educativo que desarrollamos nuestra labor en este sector, queremos denunciar la indiferencia que por parte de la Administración desde hace tiempo.

El personal de Educación especial nos encargamos de atender al alumnado con necesidades educativas especiales. Por un lado, las intérpretes de lengua de signos y las especialistas de apoyo educativo realizando nuestra labor de apoyo dentro del aula. Por otro, de forma itinerante las fisioterapeutas, en sesiones individuales y las transcriptores y terapeutas ocupacionales, adaptando el material necesario del aula y del centro escolar.

Las educadoras de Educación especial tenemos un convenio sin actualizar desde el año 2003. Las trabajadoras, las familias y el alumnado, hemos padecido una situación de precariedad que los recortes de los últimos años no han hecho más que agravar.

-El Departamento de Educación ha endurecido los criterios para diagnosticar las necesidades educativas especiales y adjudicar recursos, reduciendo así puestos de trabajo o, incluso, convirtiendo muchos de los existentes en jornadas reducidas: 19% del total de plazas, más de 150. En consecuencia, parte del alumnado con necesidades educativas especiales no recibe el apoyo que necesita. A pesar de que durante los últimos años la matriculación del alumnado con necesidades educativas especiales se ha incrementado, los recursos y el personal contratado no se han visto incrementados en la misma proporción.

-Las especialistas de apoyo educativo no tenemos una jornada semanal de trabajo definida, sino un cómputo de horas anuales, de forma que algunas jornadas superan las 40 horas semanales.

-Más de 400 puestos de trabajo estructurales están fuera de la Relación de Puestos de Trabajo. La temporalidad de nuestro sector es del 58%, es decir, más de 600 trabajadoras tienen contratos temporales.

-A pesar de trabajar en Educación, nuestros sueldos son más bajos que los del resto de trabajadores y trabajadoras de la Administración pertenecientes a la misma categoría.

-A esto, hay que sumarle los recortes aplicados a nuestro sueldo y la pérdida de poder adquisitivo que hemos sufrido, superior al 12%.

-El personal sustituto, aunque trabaje de forma continuada durante todo el curso, no tiene derecho al cobro ni al cómputo del verano.

-Se nos penaliza si enfermamos y tenemos que coger la baja. Esto ocurre desde 2012 con todo el personal del sector público, cuando la administración decidió no pagar los sueldos íntegros en situaciones de incapacidad temporal.

-Las condiciones para acceder a la jubilación se han ido endureciendo y está en el aire si a partir del año 2019 tendremos opción a acogernos a la jubilación parcial.

Todo esto sucede en un ámbito en el que se trata de dar respuesta al alumnado con necesidades educativas especiales. Un ámbito en el que, consideramos, deberían cuidarse especialmente las condiciones laborales.

El Departamento de Educación por otro lado, no da respuesta a esta situación precaria. En las dos mesas de negociación convocadas hasta ahora, nuestras principales peticiones no han recibido respuesta. Parece ser que la Administración no está dispuesta a ampliar el número de puestos de trabajo que permita rebajar la carga laboral y que garantice una mejor atención educativa. En el mejor de los casos, rebajaría la temporalidad a un 36%, ya que únicamente han ofrecido la posibilidad de sacar a concurso público un total de 268 plazas. Quiere fijar la jornada semanal de las especialistas de apoyo educativo en 37.5 horas y, en lo que se refiere a los sueldos, sólo está dispuesta a equiparar al personal con titulaciones de grado universitario (aproximadamente 60 trabajadores y trajadoras, no más, sin hacer frente a la discriminación salarial que padecen casi otras 1.000).

A pesar de que el Gobierno Vasco se ha reunido con los distintos sectores, no ha aportado soluciones reales que den respuesta a esta situación precaria. Por ello, emplazamos a la administración a que convoque una mesa de negociación que recoja nuestras reivindicaciones. La semana pasada hemos recibido una comunicación para reunirnos, en la que sólo aparecen día y hora de la reunión, nada sobre lo que se va a tratar.

Estas son las medidas que los sindicatos LAB, ELA y STEILAS consideramos necesarias acordar para dar respuesta a nuestra situación actual:

– Negociar y actualizar nuestro convenio, ya que el actual es de 2003, el más antiguo de los que se encuentran vigentes en la función pública.

-Ampliar los criterios de asignación de las necesidades educativas especiales y, en consecuencia, aumentar la plantilla del personal que atiende a este alumnado. Aligerar las cargas de trabajo para poder desarrollar nuestro trabajo educativo de manera adecuada.

-Concretar, limitar y reducir la jornada semanal de trabajo de las especialistas de apoyo educativo.

-Limitar la contratación parcial y convertir, en la medida de lo posible, esas plazas en jornadas completas.

– Adaptar y ampliar las Relaciones de Puestos de Trabajo a las necesidades reales.

-Bajar el índice de temporalidad al 6%, y para ello, fijar más de 400 puestos de trabajo.

-Recuperar tanto nuestro sueldo como el poder adquisitivo perdido.

-Mejorar notablemente el sueldo de las educadoras en consideración al trabajo educativo que llevamos a cabo.

– Asegurar el derecho al cobro y cómputo del verano para las sustitutas que trabajan 165 días al año.

-Cobrar las bajas en su totalidad y eliminar así las penalizaciones por enfermedad.

-Facilitar el retiro y recuperar las medidas para acceder a él.

Para dar a conocer nuestras reivindicaciones, denunciar la situación en la que nos encontramos y exigir una solución, hemos preparado una serie de movilizaciones a lo largo de esta semana.

En primer lugar esta rueda de prensa en la que os damos a conocer nuestra realidad y nuestras peticiones.

-A continuación nos vamos a acercar hasta la Delegación de Educación en Bilbao para que escuchen nuestras protestas.

-Mañana martes nos acercaremos a la Delegación de Donostia para que nos escuchen allí también.

-El miércoles tendremos la oportunidad de reunirnos toda la comunidad educativa en el centro Gorbeialde de Gasteiz donde organizaremos un world-chocolate. El objetivo es charlar sobre nuestra realidad en un ambiente agradable amenizado por (algo) de música.

-El jueves tendrá lugar nuestro día de huelga. Haremos una cadena humana para rodear las instalaciones de Lakua, donde tendrán que vernos y oír nuestras protestas.

-El viernes, participaremos en las concentraciones de los centros, “viernes negros”.

Desde los sindicatos pensamos que es necesario que el Gobierno Vasco cambie de una vez sus políticas educativas y termine con los recortes que viene imponiendo a este sector en los últimos años. Sólo de esta forma podremos darle la vuelta a la situación que padecemos actualmente en la educación pública.

A las y los responsables del Departamento de Educación les pedimos que, además de cambiar su actitud actual, demuestren que verdaderamente tienen intención de negociar, poniendo para ello encima de la mesa soluciones reales encaminadas a dar salida a la situación ante la que nos encontramos.

De no ser así, tal y como sucedió el pasado curso, nos veremos obligadas a continuar con las huelgas y movilizaciones que venimos realizando desde el inicio de este curso.