Nos encontramos en la semana de prematriculación, un momento muy importante para garantizar la presencia del euskara en el sistema educativo. El sindicato LAB ha confirmado que en esta ocasión ni el Departamento de Educación ni Euskarabidea -organismo oficial para el fomento del euskara- harán campaña para animar a la población navarra a la prematriculación en el modelo D, en el que el euskara es la lengua vehicular. Este hecho nos parece grave ya que Euskarabidea siempre ha hecho campañas para la matriculación en modelo D.

LAB se ha puesto en contacto con responsables de Euskarabidea para conocer de primera mano el motivo de este cambio de rumbo. Según su versión, las decisiones en torno al euskara en el ámbito educativo han pasado a depender del Departamento de Educación y este organismo no tiene competencias al respecto. Euskarabidea añade que Educación habría decidido no promover la prematriculación en modelo D al considerar que eso genera confusión respecto a otros modelos como el A, al que también habría que promover, siempre según su punto de vista. Hasta el presente curso Euskarabidea había colaborado tradicionalmente con los municipios involucrados en las campañas a favor de la matriculación en modelo D, aunque en esta ocasión no será así.

Anímemos a todo el mundo a matricular en modelo D
En opinión de LAB, esta nueva situación deja a las claras la pasividad, por no decir actitud claramente esquiva, del Departamento de Educación en torno a la normalización del euskara, pero también de Euskarabidea que, consideramos, ha hecho dejación de sus funciones. En opinión de LAB, dejar toda la iniciativa de la promoción del modelo D en el periodo de prematricula al Departamento de Educación, que se encuentra en manos del PSN, es una gran irresponsabilidad.

Nos parece importante que la sociedad navarra, y sobre todo los sectores más sensibilizados con el tema, tengan conocimiento de esta situación y actúen en consecuencia. Está claro que el principal activo de la normalización del euskara es la sociedad navarra, no sus instituciones. Por lo tanto, animanos a todas las familias que están dudando sobre el modelo en el que inscribirán a sus hijas e hijos a que lo hagan en el modelo D, no solo porque les ofrecerán el acceso a un modelo educativo enriquecedor que les abrirá los ojos a un nuevo mundo, sino porque de esa manera contribuirán a defender un idioma minorizado propio de esta tierra.