En primer lugar, lamentamos que después de tantas jornadas de lucha y sacrificio por parte de la clase trabajadora, se haya plasmado un acuerdo trágico que trae consigo el despido de la mitad de la plantilla de momento, más aún cuando la postura por parte de los y las trabajadoras, desde el primer momento, no contemplaba otra opción que no fuese la continuidad de una planta más que viable.

CAF ha incumpido con su palabra de paralizar la negociación del ERE, y ha conseguido un acuerdo que le da un cheque en blanco para cerrar la planta o poder despedir a la mitad de su plantilla según le interese.

Este acuerdo nos entristece, ya que se lleva por delante a más de 50 personas que con dignidad han defendido su puesto de trabajo. Dicho pacto con la empresa no es más que una réplica de lo acontecido en años anteriores, una “limpia” selectiva de la plantilla, y que se guarda el as en la manga de seguir en ERTE e incluso de poder cerrar en un futuro cercano, todo un “chollo”.

Una vez más, hemos comprobado cómo se han vendido los derechos de unos y unas trabajadoras que simplemente quieren trabajar en una fábrica que ellas mismas han levantado, en favor del capital. Creemos con firmeza en que había mimbres para lograr un acuerdo digno, por ello, toda nuestra solidaridad con la plantilla de Trenasa, que una vez más, ha visto ninguneada una lucha de la que puede sentirse orgullosa.

Gora langileon borroka!