LAB comparte la necesidad de movilización y lucha en atención primaria de Osakidetza hecha pública por la asamblea de trabajadores y trabajadoras convocada por la Plataforma Lehen Arreta Arnasberritzen.

Si la situación de la atención primaria no era muy boyante antes de la imposición del modelo de integración en OSIs (donde se unen en la misma organización ambulatorios y hospitales), tras la puesta en marcha de este modelo, la situación ha empeorado dramáticamente. Así lo hemos venido denunciando desde LAB una y otra vez. Para LAB, la atención primaria, como puerta del sistema sanitario y por su cercanía a la población y por sus funciones comunitarias, es la pieza angular de Osakidetza. Muy al contrario, las políticas sanitarias aplicadas por los distintos gobiernos (en la CAV, PNV y PSE) enfocadas a las necesidades del capital, han ido abandonando progresivamente el ámbito de la atención primaria y centrando la atención en el ámbito hospitalario, más atractivo para la industria privada biotecnológica y farmacéutica, y más rentable a nivel propagandístico para la o el consejero de turno.

Todo esto ha traído un empeoramiento sustancial de las condiciones laborales del personal y una pérdida de calidad en la asistencia a la población, con constantes recortes de servicios, demoras cada vez más largas y una privatización que avanza cada vez más rápido.

En todo este tiempo, hemos exigido a Osakidetza una negociación que abordara en su integridad el modelo de asistencia primaria que la sociedad vasca necesita realmente, y que va intrínsecamente unido a mejoras en las condiciones laborales que permitan al personal realizar su trabajo de forma eficiente, sintiéndose valorado y escuchado. La única respuesta de Osakidetza ha sido la publicación, sin debate previo, del documento “Estrategia para la Atención Primaria en Euskadi” que no busca un cambio de rumbo, sino poner vendas provisionales a viejas heridas que empeoran. LAB ha redactado un informe en el que hacemos una lectura crítica de este documento, que ya hicimos llegar a la dirección de Osakidetza y que en estos momentos estamos acercando a los centros de primaria dentro de la campaña “Lehen arreta defenda dezagun”, con la que llevamos tres años trabajando, y dentro de la que hemos realizado concentraciones y denuncias sobre los recortes en primaria de manera conjunta con Asociaciones de Vecinas y usuarias de varias localidades. Para LAB, la implicación de la población en esta pelea es fundamental.

Por otra parte, hace ahora un año LAB hizo pública la propuesta LOREA para lograr una Ley de ratios para todo el ámbito sanitario y todas las categorías, mediante la constitución de Equipos Multidisciplinares de Trabajo. Una parte importante de esta propuesta gira en torno a la transformación y mejora de la Atención Primaria.

LAB comparte algunas de las principales reivindicaciones planteadas por Lehen Arreta Arnasberritzen y apostamos por una mejora integral de la atención primaria, tanto para la población usuaria como para todas las categorías laborales que la componen sin excepción y en igualdad de condiciones. Para ello, Osakidetza debe respetar el ámbito de la negociación colectiva, dejando atrás la política de imposiciones, y poniendo encima de la mesa sectorial medidas enfocadas a:

• Cambiar y renovar el modelo de atención primaria.
• Acabar con los recortes en los servicios ofrecidos a la población, como el recorte de horarios en los
ambulatorios.
• Poner fin a las privatizaciones de todo tipo.
• Acabar con las peonadas (llamadas eufemísticamente autoconcertaciones, pero que no dejan de ser
horas-extra a precio de oro) que pervierten el sistema sanitario también en primaria.
• Dotar de presupuesto y personal suficiente, con ratios y bajo la filosofía del trabajo en equipo para
todas las categorías.
• Respetar los derechos lingüísticos de los y las profesionales y población atendida.
• Tener en cuenta la perspectiva de género, etc…

Para LAB, todos estos puntos son fundamentales si de verdad queremos colocar a la atención primaria donde se merece.

En este sentido, valoramos muy positivamente el paso adelante dado por muchos trabajadores y trabajadoras de primaria para movilizarse ante la cerrazón de Osakidetza. Valoramos especialmente la incorporación a la movilización de un número importante de médicos y médicas, cuya presencia ha sido escasa en todos estos años de movilizaciones contra los recortes y la privatización en toda Osakidetza, tanto en primaria como en especializada. El camino es largo, y cuantas más seamos, mejor.