Nueva ola de calor, máxima alerta ante incendios forestales y los parques de bomberos de Navarra nuevamente bajo mínimos y sin capacidad de gestión en materia de personal.

Un servicio de emergencias no puede depender de la disponibilidad de las y los bomberos que están fuera de turno cada día a las 8 de la mañana, no puede depender de que los responsables estén de fiesta o de baja. 

Un servicio como el nuestro necesita planificación y para ello necesitamos que las dos partes (Gobierno de Navarra y sindicatos) nos pongamos de acuerdo en buscar mecanismos que garanticen que se cubran los mínimos de seguridad de todos los parques, todos los días. 

Las y los trabajadores de Bomberos de Navarra-Nafarroako Suhiltzaileak estamos cumpliendo y en LAB SUHILTZAILEAK ese ha sido nuestro compromiso pero tenemos serias dudas sobre la voluntad real del Gobierno de Navarra para solucionar el problema de falta de personal y negociar mecanismos reales para una gestión óptima.

Como medidas urgentes exigimos la aceleración de las convocatorias pendientes, para ello proponemos juntar 2 convocatorias (2021 y 2022) a principios del próximo año. 

La propuesta que lanzamos desde la parte sindical es factible sin interferir en otros procesos selectivos, no compromete la tasa de reposición y es la única solución para que en un futuro no vuelva a pasar lo que está pasando este verano. La pelota está en el tejado del Vicepresidente Javier Remírez como consejero y máximo responsable que es de Función Pública y de Interior.

Ahora es el momento de empezar a apagar los incendios forestales del año que viene. Luego será tarde.