La norma aprobada en el Congreso de los Diputados se impondrá directamente en Euskal Herria y dificultará aún más la situación de miles de trabajadores y trabajadoras que durante años han sacado adelante los servicios públicos.

Aunque en un principio parecía que el decreto se iba a derogar, algunos movimientos de última hora realizados por el Gobierno español han permitido seguir adelante con el proyecto gubernamental de reducir la temporalidad en las administraciones públicas. Las novedades que se incorporarán a la propuesta original son totalmente parciales y en ningún caso modifican en profundidad la situación que viven los y las trabajadoras interinas. Finiquitar de esta manera en los pasillos del Congreso un tema de vital importancia para los miles de trabajadores y trabajadoras es absolutamente decepcionante. Además, se ha acordado continuar con un procedimiento legislativo, lo que significa que las negociaciones entre los partidos no han concluido hoy. En ese sentido, consideramos que el cambio de opinión del PNV es inaceptable. La amplia mayoría sindical vasca ha manifestado claramente su contrariedad con esta norma y, como ya se ha dicho, las novedades que se han acordado no suponen una modificación estructural. Asimismo, queremos agradecer a EH Bildu la coherencia que ha demostrado en la tramitación de este decreto.

Hace tiempo que LAB viene diciendo que la estabilidad del personal interino no se va a conseguir ni en Madrid ni en los juzgados. Para lograr este objetivo debemos seguir firmes en las movilizaciones, así como impulsando la negociación colectiva. Tenemos que crear un marco propio para llevar a cabo estos procesos de consolidación, y seguiremos adelante con esa propuesta. Es imprescindible regular los diferentes instrumentos legales para que posteriormente, a través de la negociación colectiva, se acuerden estos procesos en cada ámbito.

El Gobierno español y los sindicatos CCOO, UGT y CSIF no tuvieron en cuenta, cuando alcanzaron el acuerdo, la situación de los trabajadores y las trabajadoras públicas vascas. Lamentablemente, una mayoría del Congreso de los Diputados ha seguido el mismo camino. Ante ello, LAB seguirá reivindicando leyes propias para realizar procesos de consolidación, porque la estabilidad de los y las empleadas públicas eventuales es nuestra prioridad, en aras de seguir firmes en la defensa de los servicios públicos y frente a las privatizaciónes.