Ante la finalización del período de consultas del ERTE que la empresa va a aplicar en Tubos Reunidos, LAB quiere denunciar la actitud que durante el mismo ha mantenido la Dirección de la empresa.Desde el principio, planteamos que nuestras condiciones pasaban porque se garantizara el empleo y los puestos de trabajo en la empresa y que hubiera una apuesta de futuro, mediante la elaboración de un plan de viabilidad que recogiera actuaciones concretas y cuantificables, y también compromisos de los accionistas para con el futuro de la empresa. Ninguna de esas condiciones ha sido aceptada por la empresa.

Esto nos lleva a reafirmarnos en las sospechas que teníamos al anuncio de la presentación del ERTE, que el objetivo de la Dirección y accionistas de Tubos Reunidos es ir reduciendo, más o menos paulatinamente, la capacidad productiva de la planta de Amurrio y en consecuencia, también los puestos de trabajo y el empleo, tanto en la empresa como en la comarca.

Un detalle que afianza dicha sospecha es el interés desmedido de la empresa en que la Comisión negociadora en su conjunto y LAB en particular, diera por buenos y reales los argumentos de la Dirección para la presentación del ERTE, llegando a ser ellos los que plantearan preguntas a responder por la representación de las y los trabajadores durante las reuniones del período de consultas para corroborar sus argumentos, lo cual, por supuesto, no admitimos.

El ERTE se va a llevar a cabo sin la firma de ningún representante de las trabajadoras y trabajadores y creemos que eso debería hacer repensar a la empresa el camino que ha emprendido.