Protesta llevada a cabo en febrero en la factoría de Mungia.

Protesta llevada a cabo en febrero en la factoría de Mungia.

La empresa quería desde un inicio destruir empleo a través de un ERE y eso es, exactamente, lo que ha conseguido. Mediante un ERE 226 trabajadores y trabajadoras serán despedidos, más de la mitad de esas personas en Hego Euskal Herria.

Todo ello sin ningún tipo de conflictividad y con el acuerdo de los sindicatos UGT, CCOO. ELA, finalmente, no ha firmado al no conseguir la garantía de empleo que pedía, pero estaba de acuerdo con el ERE. Después de despedir a 226 trabajadores y trabajadoras, hablar de garantía de empleo nos parece una broma pesada. Estos sindicatos han pasado de defender públicamente que ningún trabajador y trabajadora sobraba en la empresa, con preaviso de huelga indefinida inclusive, a apoyar que 226 trabajadoras y trabajadores sí sobran. ¡Menudo cambio!

Para LAB no es no. LAB se siente traicionada, ya que, se movilizó con los otros sindicatos detrás de una pancarta muy clara que decía: ¡En Siemens Gamesa no sobra nadie!. Y teníamos y tenemos muchas razones para defenderlo:

-Parece una obviedad, pero hay que recordar que Gamesa y Siemens no son dos empresas en crisis, sino dos gigantes en crecimiento y, concretamente, Gamesa tuvo récord de facturación y beneficios el año pasado (301 millones de euros, un 77% más que el año pasado).

-Apenas hace 6 meses se fusionaron para “seguir creciendo”, después de reiterar que el empleo no se vería afectado y con el aplauso de las diferentes instituciones.

-Los accionistas de Gamesa se embolsaron 1.047 millones de euros por vender la empresa. Y luego tenemos que escuchar por determinados medios de comunicación que se han acordado bajas voluntarias “de lujo” para las y los trabajadores.

-Ha quedado acreditado que no existía excedente de personal. La empresa no ha justificado la necesidad de la medidas propuestas, ni el impacto de las mismas. Le da igual tanto la naturaleza del puesto de trabajo como su distribución por cada planta. Sólo buscaban tener un número, sin importarle quiénes ni de dónde proceden.

-La empresa ya anunció el pasado mes, cuando presentó su plan estrategico, que va a seguir repartiéndose dividendos.

Siemens-Gamesa, por la importancia del sector al que pertenece, debe convertirse en Euskal Herria en un referente creador de empleo y empleo de calidad, no destruirlo. Los sindicatos, por nuestra parte, debemos defender el empleo, no ayudar a destruirlo. No podemos dar por buena la actitud irresponsable de la empresa. No podemos permitir que unos pocos se enriquezcan a cuenta del desempleo de muchos.

Quién no lo ha defendido ahora, tampoco lo hará en un futuro.