Foto: Yoar Gazte Elkartea

Desde el sindicato LAB, queremos denunciar enérgicamente la actitud del Ayuntamiento de Pamplona con respecto a los Equipos Comunitarios de Infancia de los barrios de la capital. Desde que Na+ llegó a la alcaldía, los ataques contra estas asociaciones no han cesado.

Empezaron con la asociación Yoar de Arrosadia, eliminando el servicio de atención a población infanto-juvenil gitana y rumana, y el despido de 3 trabajadoras. Siguieron por la modificación de contratos durante el confinamiento a todas las asociaciones. Después, quisieron modificar el servicio de verano, pero el Tribunal Administrativo de Contratos Públicos dio la razón a las asociaciones y los campamentos de verano pudieron realizarse como todos los años. Y ahora, han decidido no prorrogar los contratos, es decir, eliminar el servicio. Porque la supuesta municipalización no es más que el maquillaje perfecto para eliminar de un plumazo a las 8 asociaciones, un recorte para siempre, que supone de facto el abandono de los barrios.

Estas asociaciones y estos equipos son de los barrios; han surgido del tejido asociativo para dar respuesta directa a las problemáticas que afectan a la población infanto-juvenil; actuando in situ, desde, por y para el barrio; tejiendo comunidad, lazos, red y apoyo mutuo. Llevan muchos años de provechoso trabajo, y desde la anterior legislatura, están pudiendo realizar su cometido en mejores condiciones gracias a los contratos vía licitación que puso en marcha el ayuntamiento del cuatripartito. Estas asociaciones son ahora más necesarias que nunca; con la situación socioeconómica como está, con las malas previsiones que nos están avanzando, su labor es más imprescindible que nunca.

A nuestro entender, Na+ no entiende ni comparte un modelo de servicios sociales de intervención social comunitario como éste, que pone la vida en el centro y que antepone los intereses y necesidades de las personas y los barrios a los intereses mercantilistas de empresas privadas que gestionan, parasitan y precarizan los servicios sociales. Suponen dos formas contrapuestas de entender la atención a las personas, de encarar la gestión de la comunidad y sus problemáticas. Para Na+ el dinero siempre por delante.

Es tal el escándalo, que ni el personal técnico del Ayuntamiento comparte las pretensiones del Equipo de Gobierno municipal. La actitud de Na+ no nos sorprende en absoluto, pero lo que es incomprensible es la complicidad del PSN para con esta medida. Exigimos al Ayuntamiento liderado por Enrique Maya respeto para la población infanto-juvenil, respeto para los barrios y respeto por las asociaciones. Exigimos a Na+ que dé marcha atrás en sus pretensiones, que prorrogue los contratos con las asociaciones y les deje proseguir la gran labor que están realizando.

Por último, animamos a la ciudadanía a participar en las movilizaciones que se están impulsando en todos los barrios para mostrar públicamente el rechazo a este grave atropello.