Ante el anuncio realizado hoy por la Comisión Internacional de Verificación, desde el sindicato LAB, queremos poner de relieve la importancia que tiene el paso dado por la organización ETA. Es indiscutible la aportación que supone dicho paso al proceso en marcha en Euskal Herria y de esa manera es entendido tanto en Euskal Herria como en la comunidad internacional.

Se imbrica dentro de todo un camino, un camino que debe traer una resolución integral para Euskal Herria. Tenemos el convencimiento de que esta apuesta de la organización ETA traerá consigo otros pasos y frutos importantes de cara a los acuerdos a alcanzar en nuestro pueblo para lograr dicha resolución integral. No podemos dejar de mencionar que, junto con esta iniciativa concreta, la organización ETA también mostró su completa disposición a tomar parte en aquellas negociaciones o conversaciones que puedan organizarse con el objetivo de conseguir un escenario de resolución y paz.

Asimismo, hay que felicitar el trabajo que la Comisión Internacional de Verificación está llevando a cabo tanto con los distintos agentes de Euskal Herria, como a nivel internacional. Más aún, teniendo en cuenta la postura cerrada, obstruccionista e irrespetuosa que mantiene el Estado español.

De hecho, pretendiendo quitar importancia a esta iniciativa, ha llegado hasta un comportamiento esperpéntico. Sin razonamiento alguno con el que pueda hacerle frente, se han visto en la obligación de utilizar la única argumentación que queda a quienes carecen de argumento alguno: la descalificación. Cualquier Estado que se presenta como democrático habría dado, obligatoriamente, una respuesta positiva. Ya es hora de que el estado español cambie de actitud y que de pasos de una vez por todas en la dirección que le exige este pueblo y le ofrece esta oportunidad.

Por último, queremos hacer un especial llamamiento al Gobierno de Gasteiz para que asuma el importante papel que debería tener en el proceso de construir un escenario de paz y resolución en Euskal Herria. Es hora de dejar de lado el juego del Estado y de implicarse firmemente en la apuesta por crear un nuevo tiempo, tal y como le reclama y debe seguir reclamando la sociedad vasca. De hecho, Euskal Herria logrará sacar adelante este proceso, porque la ciudadanía vasca, mediante nuestra exigencia, compromiso y fuerza, seremos quienes consigamos que se convierta en realidad.

Euskal Herria, 21 de febrero de 2014