Los agentes que integran la acusación del caso Kutxabank han ofrecido una rueda de prensa para valorar la apertura de juicio oral contra Mario Fernández, Mikel Cabieces y Rafael Alcorta. Del mismo modo, expondrán los siguientes pasos que llevarán a cabo.

Segun la Acusación Popular del caso Kutxabank (LAB, ESK, STEILAS, EHNE Bizkaia, HIRU, Plataformas de Pensionistas de Euskal Herria y EKA) el caso Cabieces es una demostración clásica del funcionamiento de las puertas giratorias en beneficio de algunos políticos. En este caso, como queda confirmado en el auto de 5 de febrero de 2016, sin prestación laboral alguna.

El trato de favor y el presunto fraude a Kutxabank es una decisión política de quienes han decidido privatizar las Cajas Vascas y Kutxabank (PNV, PP y PSE). Es una demostración práctica de cómo la liquidación de las Cajas y la privatización requiere la compra de voluntades de políticos y componendas para que se den las mayorías para tomar las decisiones.

Es una práctica extendida en el conjunto del ámbito institucional que premia a quienes toman decisiones en beneficio de accionistas privados con puestos muchas veces sin contenido real en los consejos de administración.

De la lectura del Auto anteriormente citado destacamos:

Entre el Sr. Cabieces y Kutxabank o entre el Sr. Cabieces y el despacho de Rafael Alcorta, “no existió documento contractual, ni acuerdo de voluntades, sobre una contratación determinada, ni servicios profesionales definidos, necesarios para la entidad.” “No se daban las condiciones necesarias para una nueva contratación” en función de la carga de trabajo que se alega como causa de los pagos.

“El importe de las percepciones no guarda proporción con el valor de la actividad desarrollada” y resulta especialmente significativo que al Sr. Cabieces se le liquidaran cuatro mensualidades que restaban para la conclusión del término de 3 años más una cantidad de 900 euros, “meses durante los cuales es claro que no desarrolló ningún servicio para la entidad”.

La justificación de los gastos del Sr. Cabieces consiste en alegar su participación directa en estrecha relación con el letrado de Caja Sur. Pues bien, el letrado niega conocer al Sr. Cabieces, ni este aporta “ningún gasto de viaje o desplazamiento consta tampoco como devengado, habiendo resultado negada la presencia de Mikel Cabieces en los encuentros mantenidos en Córdoba con el letrado de Caja Sur”.

“De esta manera puede hablarse indiciariamente de la existencia de un perjuicio directo contra la entidad y un correlativo beneficio para un tercero, concurriendo también la disposición fraudulenta de bienes de la sociedad y el abuso de las funciones del cargo, elementos necesarios para poder considerar la existencia de un delito de administración desleal.”

“El importe facturado adicional al precio de la iguala no retribuía un trabajo de Rafael Alkorta sino de un tercero, trabajo que no constaba, ni en la definición de su contenido ni en su materialización concreta, escapando así a toda posibilidad de control”. Tampoco se trataba de la contratación de un profesional especializado ya que entre otras cuestiones no ejercía desde 1990.
El Auto finalmente dispone:

“Acordar la continuación del procedimiento por los trámites del Procedimiento Abreviado frente a Mario Fernandez Pélaz, Miguel Angel Cabieces García y Rafael Alcorta Calleja por un delito de Administración desleal, en concurso con un delito de Apropiación indebida, y de falsedad documental.”

La acusación popular compuesta por los sindicatos, LAB, ESK, STEILAS, EHNE Bizkaia, HIRU, las Plataformas de Pensionistas de Euskal Herria y consumidores vascos EKA valoramos positivamente la apertura de juicio oral contra estas personas y ratificamos las denuncias que de estos hechos hemos venido realizando. El auto nos da la razón y sólo falta añadir que estas actuaciones no se hubieran podido realizar sin el mandato expreso de los representantes políticos en las entidades concernidas; que hay un indiscutible impulso político tras estas actuaciones y que los responsables deben pagar por ello.

No tenemos ninguna duda que los partidos PNV, PP y PSE, impulsores del proceso de privatización de Kutxabank, están detrás de esta decisión y que el trato de favor a Cabieces era parte de las ventajas partidistas que estos partidos obtienen con esa estrategia de vender el banco al capital privado.

Lo que ha sucedido con Mikel Cabieces es, a nuestro entender, un ejemplo de libro del lucrativo negocio para algunos políticos de las puerta giratorias. Hay que decir que este Sr. además de percibir 5.000 euros mensuales desde Kutxabank, percibía una cantidad mensual similar por su pertenencia al consejo de administración de Iberdrola. Banqueros y empresarios deciden las políticas públicas y colocan a quienes toman las decisiones en sus empresas cuando cesan en su función; así funcionan las puertas giratorias.

En el plazo de diez días presentaremos un escrito de acusación.