En el sindicato LAB en Araba estamos preocupados y preocupadas por la nefasta gestión que se está haciendo de los medios que dispone el Gobierno Vasco en la Red Transporte Sanitario Urgente (RTSU), así como de la ambulancias programadas en Araba. Desde que comenzó esta crisis sanitaria son muchos los responsables políticos que están constantemente repitiendo que, se están poniendo todos los medios posibles en la lucha contra el coronavirus. Desde luego, desde este sindicato no lo compartimos.

Desde hace algunos días estamos escuchando en los medios que Osakidetza ha acordado con varias empresas, como Taxis o Mercedes, el transportar a pacientes que en diferentes fases de la enfermedad han tenido contacto con el covid-19. Nos dicen que se les van a dar los medios suficientes, EPIs, para que no se contaminen y que se les está formando. Nos sorprende que tanto en la RTSU como en las ambulancias programadas en Araba, hay compañeros y compañeras, técnicas y técnicos en emergencias, en situación de incapacidad temporal por falta de EPIs, a pesar de tener la formación y la experiencia que se requiere para este trabajo. Estas empresas carecen de la titulación exigida (TTS y TES) y la experiencia que se requiere para este trabajo reflejada en el Real Decreto referente al transporte sanitario.

Bienvenida sea la solidaridad ¿pero para qué? Seguramente estas empresas podrían realizar muchas otras labores sociales con los medios que tienen, sin necesidad de tener que poner a personas en contacto con este virus y poder ser transmisores del mismo (reparto de medicamentos, transporte de mascarillas….).

Lo más grave de esta situación es que mientras hay trabajadores y trabajadoras voluntarias que se están jugando su salud y de las que le rodean, el Gobierno Vasco tiene dos ambulancias de la RTSU paradas en su base 12 horas diarias o que en la plantilla de ambulancias programadas no se está cubriendo a la plantilla en situación de incapacidad temporal, quedándose todos los días varias ambulancias en el garaje por falta de trabajadores y trabajadoras. Unido a esta situación nos encontramos con personal de la Red Urgente saturada física y mentalmente.

Este servicio tan necesario en esta crisis sanitaria se paga con dinero público y lo menos que tenemos que exigir es que de verdad se pongan todos los medios disponibles para hacer frente a esta pandemia. Por ello, desde LAB exigimos que todas las ambulancias estén disponibles las 24 horas al día con los correspondientes equipos de protección, así como que todas las situaciones de incapacidad temporal de las plantillas sean cubiertas a la mayor brevedad.