El Gobierno de Navarra ha convocado dos concursos para repartir 2 millones de euros en subvenciones para la formación laboral. Lo primero que llama la atención es que dichos concursos han sido tramitados por una responsable del Ejecutivo de Barcina todavía en funciones, Imelda Lorea, con agosticidad y alevosía, el 29 de julio y 7 de agosto.

En segundo lugar, hay que señalar que dichas convocatorias se han realizado a medida de Patronal, UGT y CCOO, que seguirían gestionando los fondos públicos de formación tal y como lo hacían con el Gobierno de UPN.

Pero lo más grave es la justificación esgrimida por el Gobierno de Navarra. En primer lugar, se argumentan razones de forma para seguir haciendo la política de fondo del Gobierno de UPN. En segundo lugar, no se observa ninguna determinación por parte del Gobierno de Navarra para modificar esa política de fondo. La pregunta que debe responder el Gobierno es la siguiente: ¿va a impulsar una red pública de formación laboral que acceda y gestione los fondos procedentes del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) o va a seguir validando la apropiación de la práctica totalidad de dichos fondos por parte de Patronal, UGT y CCOO?

El impulso de una red pública de formación laboral está recogida en el Acuerdo Programático, es perfectamente viable legalmente y no tiene coste económico alguno, puesto que los fondos provienen de las cotizaciones de los trabajadores y trabajadoras vía SEPE. Así pues, pedimos al Vicepresidente Sr. Laparra que revoque las convocatorias y organice mediante la coordinación del Servicio Navarro de Empleo y el Departamento de Educación una oferta pública de formación laboral que acceda a los fondos del SEPE.