La sangría no cesa. Hemos tenido conocimiento de las muertes laborales de dos transportistas, ambos por un accidente laboral no traumático; uno en Irura y otro en Zamudio. Uno de ellos era de Goizueta y el otro de Portugalete. Estos accidentes laborales mortales ocurrieron ayer. Hoy, por su parte, ha fallecido otra persona trabajadora en Errenteria, también tras encontrarse mal.

En lo que va de año, al menos 30 trabajadoras y trabajadores han fallecido en accidente laboral en Euskal Herria, 10 de esas personas como consecuencia de un accidente no traumático. No es casualidad, es precariedad.