Semana dura para la clase trabajadora. Conocimos ayer que en Gasteiz, en Lakua, un trabajador de 48 años se cayó desde  una gran  altura y falleció como consecuencia de las graves  heridas. También ayer un transportista de la empresa Transportes Gexa de Oiartzun, subcontratado para la empresa Guardian de Laudio, sufrió un grave accidente en la gasolinera BP de Orozko al caérsele la carga que transportaba. Hoy hemos tenido conocimiento de que ha fallecido, a consecuencia de las graves heridas.

En Euskal Herria , en lo que va de año, al menos 26 trabajadoras y trabajadores han fallecido en el trabajo o a consecuencia del mismo.

En primer lugar, desde el sindicato LAB queremos mostrar nuestra solidaridad y apoyo a las familias, compañeras y compañeros y allegadas y allegados de los dos trabajadores fallecidos .

Al igual que ocurre en otros muchos sectores, en el  sector del transporte las condiciones laborales son cada vez más precarias. Es destacable que muchas y muchos transportistas son autónomos. A dia de hoy, las condiciones laborales de los  transportistas son muy precarias. Sufren una gran  carga de trabajo, largas jornadas, cargas y descargas…

Las administraciones miran para otro lado, a pesar de ser conocedoras de la situación que vive el sector. Es destacable que la mayoría de los accidentes laborales que sufren las y los transportistas ponen de manifiesto la precariedad y la desregulación brutal que lleva sufriendo el transporte de mercancías en las carreteras durante largos años. Además, también es evidente la falta de derechos de las y los transportistas, ya que para poder mantener el trabajo muchas veces tienen que soportar las prisas de los cargadores, los horarios imposibles, las cargas con sobrepeso, los precios bajos, los largos días de trabajo y la falta de descanso. Muchas veces, además, son obligadas y obligados a realizar la descarga de la carga. Estas y otras razones como éstas son las que dificultan el desempeño del trabajo de forma segura y digna, además de poner en peligro sus vidas. Estos problemas son los que las administraciones intentan ocultar una y otra vez, mirando para otro lado la mayoría de las veces, porque su deseo es conseguir un transporte barato a cualquier precio.

Queremos denunciar que los accidentes laborales mortales de las y los transportistas no aparecen en las estadísticas oficiales: se consideran accidentes de carretera.

Exigimos al Gobierno de Lakua que priorice la salud y la vida de las y los trabajadores y garantice su seguridad. Le exigimos que cambie de estrategia en salud laboral y que desarrolle políticas públicas que pongan en el centro la vida y la salud de las y los trabajadores.

Para ello, le exigimos que cambie el rumbo de las políticas actuales en materia de salud laboral, impulsando políticas reales y vinculándose al trabajo abordando las verdaderas causas de las enfermedades y accidentes laborales. La creación de empleo digno y de calidad debe ser una prioridad en la acción del Gobierno de Gasteiz.

Es hora de cambiar las políticas. Tenemos alternativas, solo falta voluntad política. Hay que garantizar un trabajo y una vida dignas para acabar con la violencia laboral, porque tenemos derecho a volver del trabajo sanas y sanos, vivas y vivos.

Desde el sindicato LAB seguiremos trabajando y luchando por la seguridad, la salud y la vida de las y los trabajadores.