Es hora de que las y los trabajadores también digamos “Euskara aurrera!”. LAB llama a participar en la manifestación que bajo el lema “Euskara aurrera” se celebrará el sábado en Donostia, a las 17:30 desde el túnel de Antiguo. El secretario general adjunto Igor Arroyo encabezará una amplia representación del sindicato en la movilización.

La juventud lo ha dicho bien claro. Quiere vivir en euskara y no puede, no encuentra más que trabas para poder hacerlo. No hay más que obstáculos en nuestro día a día, en el ocio, en los contenidos de las pantallas, … Las políticas de reeuskaldunización no están dando los frutos esperados y de ello saben bastante la juventud, mucha de la cual ha crecido en el con esas políticas. Es una cuestión evidente desde hace tiempo, incluso para quienes son responsables de esas políticas. ¡Y qué decir de la situación en las zonas donde el euskara está totalmente discriminado y silenciado!

Hemos dicho una y otra vez que queremos vivir en euskara. Una y otra vez hemos alzado la voz: no se puede vivir en euskara si no se euskalduniza el mundo laboral. El mundo laboral es un ámbito en el que se pisotean sistemáticamente los derechos lingüísticos de la ciudadanía. Sin embargo, son los mismos que se fotografían a favor del euskara los que no quieren acabar con esta injusticia. La patronal también se niega a sentarse en la mesa para hablar de posibles planes de euskara.

Y gobiernos y administraciones no se quedan atrás. Algunos han convertido en arte relegar todo esto, dejándolo todo en manos del voluntarismo. Pero no se puede avanzar si no se toman medidas y decisiones eficaces y valientes. Y lo saben. No podemos olvidar tampoco el ataque judicial que estamos sufriendo de una punta a otra de Euskal Herria, estamos en una involución legal.

Sin embargo, mientras se empeñan en el retroceso de nuestra lengua, reivindicamos bien alto, cada día y cada una desde nuestro ámbito, “Euskara aurrera!”. Somos una comunidad que tiene la determinación de vivir en euskara, que a pesar de los ataques y los obstáculos, ha conseguido avanzar durante siglos y no está dispuesta a ceder.