Las y los trabajadores del metal de Bizkaia han secundado la tercera jornada de huelga del año, dando continuidad a la jornada de movilizaciones del jueves. Han vuelto a vaciar los centros de trabajo y a llenar las calles en defensa de un convenio digno. Han exigido a la patronal, en la multitudinaria manifestación realizada en Bilbo, que se siente a negociar y ofrezca contenidos.

La producción se ha vuelto a interrumpir en empresas emblemáticas de Bizkaia como ITP, Arteche o Estampaciones Bizkaia. En numerosas pequeñas empresas el seguimiento de la huelga también ha sido amplio.

Lamentablemente, una vez más, se ha querido pisotear el derecho a un convenio justo. Desde LAB, queremos denunciar enérgicamente la brutalidad policial, la actitud violenta contra los derechos de las y los trabajadores en estas jornadas de huelga, los golpes, las identificaciones, los registros, los cacheos, las detenciones… ¡Basta!

Está claro que la patronal FVEM ha tomado el camino del conflicto. Le exigimos que abandone su postura. Le pedimos que escuche las reivindicaciones de los miles de trabajadores y trabajadoras que estos días han salido a la calle y que han estado luchando. Las y los trabajadores lo tienen claro: vamos a seguir luchando hasta conseguir un acuerdo justo.

Las amenazas de la patronal y la violencia policial no nos van a amedrentar. Y es que las y los trabajadores del metal de Bizkaia, al igual que las y los trabajadores de otros sectores y herrialdes que están en lucha en Euskal Herria, seguirán firmes para evitar que las condiciones de trabajo y de vida empeoren.

Ante todas las dificultades, ante las amenazas y presiones de patronal y de la policía, ha prevalecido la solidaridad y el compromiso entre trabajadores y trabajadoras. La huelga ha tenido un amplio seguimiento y hemos dado un paso importante en la lucha por un convenio digno. A la patronal FVEM le toca ahora dar nuevos pasos con responsabilidad.