Las y los trabajadores de la empresa Alconza de Berango han dado por finalizada la huelga y han vuelto al trabajo, tras 151 días de lucha. Han logrado garantías para que no se destruya más empleo y han acordado una bolsa de trabajo para que las 25 personas despedidas puedan volver a sus puestos de trabajo.

Comunicado del Comité de Huelga compuesto por los sindicatos LAB y ELA:

Ayer finalizamos la huelga indefinida que dimos comienzo el 28 de febrero en defensa del empleo y el futuro de Alconza.

Damos fin a la huelga indefinida habiendo acordando unas bases para hablar de un plan industrial que garantice el futuro de Alconza y el empleo, unas garantías para que no se destruya más empleo, así como, una bolsa de trabajo para que las 25 personas despedidas puedan volver a sus puestos de trabajo.

151 días de lucha, compromiso y dignidad. No solo de los trabajadores de Alconza, sino de un pueblo y una comarca que durante estos meses, se ha sumado a nuestras reivindicaciones y ha luchado con nosotros.
Una lucha no solo contra lo que consideramos que es injusto sino contra una situación que se viene repitiendo en nuestra comarca y en Euskal Herria; destrucción de empleo y desmantelamiento progresivo de nuestra industria con lo que ello conlleva; cierre de empresas, empobrecimiento y precariedad.

151 días, dónde ha quedado a la vista la dejadez del Gobierno Vasco ante el desmantelamiento progresivo de nuestra industria y la destrucción de empleo, el modelo cooperativo de Irizar; el que precariza las condiciones de trabajo, destruye empleo y trata a sus trabajadores como klinex de usar y tirar.

Así como, el papel que juega la legislación laboral y las reformas laborales que posibilitan la destrucción de empleo y la precariedad sin ningún tipo de control.

151 días, dónde hemos sufrido amenazas, insultos y golpes por parte de la Ertzaintza con el único fin de querer acallar nuestras reivindicaciones. Y como consecuencia de dicha represión y acoso hemos recibido multas y se han abierto procedimientos judiciales contra nuestros compañeros.

Estos 151 días de lucha, han marcado un antes y un después, ya nada será igual. La plantilla se ha empoderado: ha luchado por lo que cree. No vamos a asumir el futuro negro que nos quieren imponer, nunca ha sido una opción para nosotrxs, porque luchar siempre merece la pena.

Es el momento de pelear desde dentro, de rearmarnos para los nuevos retos en defensa del empleo y del futuro. Porque esta lucha no ha terminado. Ponemos fin a una fase que nos ha servido para tejer una solidaridad y una red en defensa del futuro de la planta y del empleo en la comarca, de alianzas que somos conscientes que nos ponen en una posición de fuerza de cara a los retos que nos plantee el futuro.

Por último, queremos agradecer el apoyo y solidaridad que hemos recibido durante estos 151 días. No queremos olvidarnos de tod@s l@s trabajadores/as que están en lucha en defensa del empleo y por unas condiciones dignas. Desde aquí nuestro apoyo y solidaridad a todas esas luchas.