Para el sindicato LAB, firmar un acuerdo parcial con un ayuntamiento donde durante los últimos años no se ha hecho otra cosa más que imposición, recortes y destrucción de empleo es un despropósito absoluto.

El Ayuntamiento de Bilbao ha conseguido un acuerdo parcial en materia salarial con ELA que desde el punto de vista de LAB es inaceptable por varias razones:

• primero por tratarse de un acuerdo parcial, en el que, junto a la cuestión salarial, no se abordan cuestiones como la recuperación y creación de empleo en el ayuntamiento, ni tampoco las relacionadas con el desarrollo o la transformación del modelo de los servicios públicos, ambas dos fundamentales para un sindicalismo de defensa de los servicios públicos.
• Y segundo porque incluso en el aspecto salarial es totalmente insuficiente, y es un despropósito firmar esto además, con una de las principales instituciones responsables de la situación de crisis a la que nos han llevado a las y los trabajadores.

Un acuerdo salarial con el que sólo se reconoce la deuda acumulada durante los años 2012 y 2013, y propone un complemento de productividad no consolidable del 0,6% para el año 2014 desvinculado del IPC.

Para el sindicato LAB, firmar un acuerdo parcial con un ayuntamiento donde durante los últimos años no se ha hecho otra cosa más que imposición, recortes y destrucción de empleo es un despropósito absoluto.

A la vista de los hechos da la impresión de que ELA decide firmar no en función de contenidos sino en función de quién esté negociando en la otra parte. No se puede entender que haya firmado esto con el ayuntamiento de Bilbao y que sin embargo, en el ayuntamiento de Donostia, donde además de haberse creado puestos de trabajo, reconocido la deuda acumulada los últimos años, haberse abonado la paga del 2012, y haber adquirido y hasta el día de hoy cumplido el compromiso de no privatizar ningún servicio público ELA no sólo no lo firme, sino que incluso llame a movilizarse, y sin embargo haya firmado esto con el ayuntamiento de Bilbao.

En más de una ocasión, le hemos escuchado decir a ELA, que todos los partidos políticos hacen las mismas políticas. Son perfectamente conscientes que eso no es así, no por lo menos, en cuanto a las derechos de las y los trabajadores del sector público.

El acuerdo firmado por ELA en el ayuntamiento de Bilbao y la actitud que están manteniendo ante la negociación del anteproyecto de Ley de la Función Pública Vasco, es una forma clara de legitimar al PNV, a la vez que en otras instituciones no firman acuerdos que son mejores.