La ciudadanía navarra ha castigado con su voto a las fuerzas del Régimen (UPN-PP-PSN), responsables del despilfarro, la desaparición de la CAN, las privatizaciones y los recortes. Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra tienen mayoría suficiente para formar el Gobierno del Cambio, así como para obtener las Alcaldías en la gran mayoría de los ayuntamientos navarros. Se trata de una muy buena noticia para la clase trabajadora, que demanda a las cuatro fuerzas mencionadas que se pongan manos a la obra.

En opinión de LAB, además de conformar mayorías institucionales por el cambio, resulta imprescindible poner en marcha un proceso sociopolítico para hacer realidad el cambio político y social. Se puede y se debe empujar por el cambio desde todos los ámbitos: social, sindical y político-institucional. Quedarse mirando lo que hacen los partidos políticos sería un gran error. El pueblo organizado debe activarse para la construcción de un nuevo modelo económico y social, de la misma manera que se activó durante estos años contra las políticas neoliberales hasta tumbar el Régimen corrupto y antisocial.

En este sentido, LAB reitera su propuesta de alcanzar un Acuerdo Sociopolítico entre los agentes sociales, sindicales y políticos comprometidos con el cambio. Se trata de acordar unas bases estratégicas para el cambio integral, desde la autonomía de cada ámbito. LAB considera que deberían contemplar al menos cuatro ejes: 1) democratización 2) servicios públicos 3) nuevo marco de relaciones laborales y protección social, y 4) derecho a decidir.

Por su parte, LAB se reafirma en su compromiso de impulsar el cambio político y social desde el ámbito sindical. También en este ámbito el Régimen está perdiendo fuerza a pesar del enchufismo, el clientelismo y las listas negras, tal y como muestran los datos oficiales publicados recientemente por el Departamento de Empleo (a fecha de 30 de abril): el bloque UGT-CCOO ha descendido del 54,09% de hace año y medio al 51,65%, perdiendo la mayoría en los Comités de Empresa (49,15%); en el otro extremo, LAB ha aumentado del 13,05% al 14,43%. A estos datos hay que sumar los resultados de las elecciones sindicales en la administración foral, donde UGT-CCOO pierden 10 representantes, los mismos que gana LAB. En este ámbito, donde el personal accede por mérito y no por enchufe, LAB tiene mayor representación que UGT y CCOO juntos: 71 representantes de LAB por 53 de UGT-CCOO (se incluyen los laborales de ANE, cuyas elecciones fueron adelantadas).

En definitiva, el cambio marcha viento en popa, pero ¡atención! No hay que dejar de soplar.