Al hilo del proceso de liquidación de FAGOR ELECTRODOMÉSTICOS, LAB quiere manifestar que apoyará a los proyectos industriales que permitan el mantenimiento del mayor volumen de empleo posible. El plan de liquidación ha sido presentado, y ahora es momento para que cualquier interesado haga sus ofertas. La opinión de la representación de las y los trabajadores será considerada a la hora de elegir comprador.

Para LAB, los factores más importantes para decidir su apoyo serán:

El mantenimiento del mayor volumen de empleo posible en condiciones dignas: no permitiremos que la reconversión de FAGOR ELECTRODOMÉSTICOS se haga a costa de precarizar el empleo.

La solidez del proyecto industrial, tanto desde el punto de vista del empleo como de la riqueza que se pueda generar para el desarrollo futuro de la comarca (sinergias con otras empresas, empleo indirecto…)

Exigimos al Gobierno Vasco y especialmente al Departamento de Industria que más allá de declaraciones públicas lleve a la práctica la defensa de estos objetivos.

Para LAB la situación de todos y todas las trabajadoras de FAGOR ELECTRODOMÉSTICOS es grave, sean de Grumal, de Edesa o de Fagor, y sean propietarios del capital de las empresas o trabajen por cuenta ajena. La solución que se vaya a dar tiene que ser para todo el conjunto, sean socios y socias o no. Esto fortalecería el componente solidario del cooperativismo.

A los Administradores Concursales y a MCC como propietaria de la marca Fagor, solicitamos una mayor implicación. MCC tiene que asumir la parte de la responsabilidad que tiene en la situación del Grupo Fagor, y debe actuar con responsabilidad. Solicitamos que defienda los derechos del conjunto de trabajadores y trabajadoras a la hora de acordar con posibles compradores la cesión de la marca FAGOR. Este es el momento en el que MCC puede probar que no actúa como una multinacional más.

Creemos que en el futuro de Euskal Herria tiene que jugar un importante papel, y en la construcción de una Euskal Herria más justa será necesaria la existencia de un modelo basado en la solidaridad y la participación y la implicación en el desarrollo futuro de la comarca.

Es más, la crisis de FAGOR debe servir para realizar un análisis crítico del cooperativismo vasco, pero para mirar al futuro basándose en criterios de solidaridad.

LAB está dispuesto a hacer ese camino.