Solo quienes planifican este tipo de operaciones desde las altas esferas y miran sus propios intereses sin importarles el empleo ni las necesidades de la ciudadanía actúan así, y nos podemos encontrar en breve con un nuevo ataque a las necesidades financieras de la ciudadanía. Lo hacen bajo una óptica exclusivamente económica, de reducción de costes, sin importarles nada las graves repercusiones que puede acarrear.

Ya ni disimulan, tanto con esta posible fusión como con las anunciadas hace poco tiempo se están encaminando hacia un oligopolio bancario. Pronto unas pocas entidades financieras van a controlar el 80% del mercado y así, van a poder seguir engordando sus cuentas de resultados a costa de destruir miles de puestos de trabajo, de encarecer los servicios y cobrar cada día más comisiones y de castigar a la ciudadanía cerrando oficinas, provocando la exclusión financiera y dando un peor servicio financiero.

Esta anunciada y posible nueva fusión de BBVA y Banco Sabadell va a profundizar en un sistema financiero especulativo y que se sitúa lejos de las necesidades de la clientela, de las familias, de las empresas y del conjunto de la ciudadanía.

Desde LAB nos comprometemos a defender el empleo, las condiciones laborales de las plantillas, tanto actuales como futuras, a exigir que respete todos los derechos de las plantillas, sin recortes, y a que se garantice el futuro de todas aquellas personas trabajadoras de ambas entidades. Pero tampoco podemos dejar pasar por alto, en estos momentos, la urgente necesidad de contar con una Banca Pública. 

Entendemos urgente que se garantice, desde una banca pública, tanto a la ciudadanía como a los sectores productivos, unos servicios financieros al alcance de todas y todos, y no mediante un sistema financiero especulativo y oligopolista como el que quieren imponer.