Con este paro queremos denunciar la más que posible venta por parte de Kutxabank de la mayor parte de su paquete de acciones a la multinacional americana Accenture. Si finalmente se realiza la venta, el principal banco vasco perderá la gestión directa de la empresa.

El comité de empresa de Informática de Euskadi ha llamado hoy a toda la plantilla a realizar un paro de 2 horas, de 12:15 a 14:15. Además, han realizado una concentración a las 13:15, en Bilbo, ante la sede de Kutxabank.

Desde el comité de empresa de Informática de Euskadi, compuesto por miembros de CC.OO., LAB y SIIE, queremos denunciar las más que probables implicaciones que tendrá la posible venta por parte de Kutxabank de la mayor parte de su paquete de acciones sobre el empleo y condiciones laborales de su plantilla actual:

– Pérdidas de puestos de trabajo: Provocada por el previsible desmantelamiento de algunos departamentos, cierre de algunas líneas de negocio y trasvase del negocio a otras empresas de Accenture.

– Pérdidas de condiciones laborales: El acuerdo de mantenimiento de condiciones laborales del convenio de oficinas y despachos de Bizkaia vence el 31 de diciembre de 2018, pudiendo entonces el nuevo socio mayoritario pasar a aplicar el convenio estatal de consultoras, con peores condiciones laborales.

– Descapitalización: Esta venta va dejar en manos de una multinacional americana una empresa vasca con más de 325 profesionales y ubicada en el parque tecnológico de Bizkaia, que lleva más de 20 años encargándose principalmente del desarrollo informático de BBK anteriormente y en la actualidad, desde la fusión de las cajas vascas, de Kutxabank y CajaSur.
También queremos denunciar las contradicciones existentes entre Kutxabank y la Fundación BBK con respecto a la defensa del tejido empresarial de Bizkaia. Mientras que por un lado la Fundación BBK anuncia la creación de un fondo para potenciar empresas locales, Kutxabank sigue con el proceso de cesión del 90% de Informática de Euskadi a Accenture.

Debido a estas implicaciones, el Comité de empresa solicita que se paralice dicha venta y exige a los socios de la compañía que firmen un compromiso de mantenimiento de empleo y condiciones laborales. La respuesta por parte de Kutxabank y Accenture ha sido negativa.

Lamentamos que Kutxabank, referente vasco y con un compromiso claro por el desarrollo de la sociedad vasca, en un momento en el que el sector bancario está potenciando su negocio de banca online, dé la espalda a las y los profesionales de Informática de Euskadi. Nos parece incomprensible que Kutxabank, que cerró el ejercicio 2016 con un beneficio de 244 millones, un 12% más que en 2015, priorice una venta de participaciones, con una escasa repercusión en su balance, al mantenimiento del empleo y condiciones laborales de una de las principales compañías vascas que les presta servicio, máxime cuando los trabajadores y trabajadoras de Informática de Euskadi llevan 5 años con congelación salarial.