Una delegación de trabajadores de la empresa Cofely en Navarra se ha reunido hoy, en Pamplona, con los responsables del Servicio de Trabajo del Gobierno de Navarra y, a la vez que ha trasladado su preocupación por la situación generada, les ha solicitado intervenir en este conflicto laboral. En esta tercera semana de negociación del Expediente de Regulación de Empleo, el sindicato LAB quiere denunciar que la empresa apenas se ha movido de su planteamiento inicial y que, hoy por hoy, se encuentran en riesgo de despido 583 trabajadores y trabajadoras en toda la península, 13 de ellos en Navarra (casi toda la plantilla de aquí).

LAB quiere recalcar que no acepta la causa del ERE ni la forma de gestionarlo. El ERE que quiere dejar prácticamente a todos los trabajadores de Navarra en la calle debería negociarse aquí, en Navarra. Eso es lo que pidió LAB antes que nada a la empresa, pero la empresa se negó a hacerlo. Está claro que lo que está detrás es que la empresa sabe que aquí tiene un sindicato y unos trabajadores para mantener esos puestos de trabajo y que eso no le interesa.

No podemos entender que la empresa, a través de burofax y cartas, resuelva unilateralmente los contratos con los clientes, muchos de ellos en Navarra, y mucho menos cuando esos contratos son rentables. Todo ello pone de manifiesto la falta de interés de la empresa en la negociación y en la búsqueda de soluciones.

Desgraciadamente no es la primera vez en que una empresa ubicada en un grupo de empresas con ingresos estratosféricos, que recibe dinero público y que en Navarra dispone de un centro de trabajo con beneficios, no tiene vergüenza alguna para despedir a sus trabajadores.

Por todo ello, los trabajadores de Cofely en Navarra y sus representantes sindicales han pedido al Gobierno de Navarra que utilice los medios y recursos necesarios para que el ERE se suspenda y exija que la situación de Navarra se resuelva en una negociación que se lleve a cabo en Navarra.