Percibimos las decisiones de los gobiernos de Madrid y París de debilitar el sistema público de pensiones, retrasar la edad de jubilación y privatizarlo, como un ataque a las condiciones de vida de la clase trabajadora, y añadimos que hay fuerza, oportunidad y necesidad para construir un sistema de pensiones propio que asegure las condiciones de vida de los y las trabajadoras y pensionistas.

Este 6 de diciembre nos hemos reunido en Donostia decenas de militantes del sindicato LAB y personas expertas y experimentadas en el sistema de pensiones en el seminario interno organizado por el sindicato. La jornada ha empezado con una intervención de Igor Arroyo Leatxe, Coordinador General. Arroyo ha recordado que el sistema de pensiones ha sido una importante victoria en la historia del movimiento obrero y que el intento de privatización y demolición derivado de la ofensiva neoliberal no es baladí. Ha destacado la importancia del reparto equitativo de la riqueza que genera la clase trabajadora así como el sistema de pensiones universal y público para asegurar unas condiciones de vida dignas, una vez concluida la vida laboral. Asimismo, el sindicato ha detallado las propuestas de triple distribución recogidas en su Programa Socioeconómico y ha puesto en valor la lucha y determinación mostrada durante estos cinco años por el Movimiento de Pensionistas de Euskal Herria.

En la primera mesa redonda de la sesión se ha analizado la realidad de los y las pensionistas en Euskal Herria y se ha destacado la situación provocada por las últimas reformas tanto en Hego como en Ipar Euskal Herria. Así, en lo que respecta a Hego Euskal Herria se ha analizado el retraso de la edad de jubilación a los 67 años, la decisión de extender el modelo de pensiones privadas y la pretensión de alargar los años de cotización que se barajan estos días. En cuanto a Ipar Euskal Herria, la complejidad del modelo y la imposibilidad de acceder a los datos han sido dos de las claves destacadas.

En la segunda mesa redonda se ha analizado la viabilidad económica, institucional y política de construir un sistema de pensiones público y propio, y las ponentes han hablado sobre la necesidad de reconsiderar el modelo desde una perspectiva feminista y transformadora. Se ha recordado la posibilidad de avanzar desde las competencias actuales, la posibilidad de complementar las pensiones mínimas y ligarlas al salario mínimo, así como la propuesta del Código Laboral y Seguridad Social de LAB para el sistema de protección propio.

El objetivo de este seminario es aportar nuevas reivindicaciones y herramientas que contribuyan a la lucha por unas pensiones dignas y avanzar en la construcción del sistema propio. Hemos concluido el seminario con un llamamiento a la clase trabajadora vasca a construir en Euskal Herria lo que no es posible en Madrid y París.