El sindicato LAB y EH Bildu se han reunido hoy en Gasteiz para analizar la situación socioeconómica de Euskal Herria y tratar sobre la respuesta que hay que darle. La representación de LAB ha estado compuesta por la coordinadora general, Garbiñe Aranburu, la responsable de organización, Izaskun García, el responsable de Acción Social, Endika Pérez, y el portavoz en Nafarroa, Imanol Karrera.

Ambas partes hemos coincidido en la importancia de que la izquierda independentista tome iniciativas desde Euskal Herria para Euskal Herria de cara a hacer frente a la crisis ecosocial, máxime cuando el Régimen del 78 y los partidos políticos sistémicos no han cambiado el modelo socioeconómico ni tienen capacidad ni voluntad para promover políticas públicas a favor de las y los trabajadores.

En opinión de LAB, las luchas sindicales y sociales son imprescindibles para conseguir logros concretos a favor de las y los trabajadores y también para crear las condiciones para un cambio de modelo profundo en Euskal Herria. Asimismo, los cambios políticos son necesarios para dar respuestas estructurales a la situación de las y los trabajadores vascos en dos sentidos: por un lado, mediante la puesta en marcha de otras políticas públicas en el ejercicio de sus actuales competencias; y por otro, ampliando la capacidad de las instituciones y agentes vascos para tomar decisiones sobre cuestiones socioeconómicas.

En este sentido, las y los responsables sindicales han presentado a las y los representantes de EH Bildu la propuesta de LAB para la TRANSICIÓN ECOSOCIALISTA FEMINISTA y la la DISTRIBUCIÓN DE LA RIQUEZA. La propuesta consta de cuatro apartados:

En primer lugar, el reparto justo del empleo, los trabajos de cuidados y la riqueza, tanto a través de la política de empleo (estableciendo un salario mínimo de 1.400 euros, garantizando el poder adquisitivo, acabando con toda brecha y estableciendo una jornada laboral de 30 horas) como de la política fiscal (reforzando el impuesto sobre las Rentas de Capital y el de Sociedades).

En segundo lugar, medidas para garantizar a toda la ciudadanía los servicios públicos y los derechos fundamentales como la salud, el cuidado, el transporte, la vivienda, la pensión o la energía. Hemos pedido una intervención pública fuerte en estas zonas, acabando con toda política de privatización en beneficio de los oligopolios.

En tercer lugar, reclamamos la puesta en marcha de una transición ecosocialista orientada a la participación de los trabajadores y trabajadoras en lugar del fraude del «capitalismo verde» que permita a la patronal hacer negocio. «Quienes más consumen deberán reducir más su consumo» es el lema principal en este punto.

Finalmente, junto al ejercicio de las competencias de las instituciones vascas, destacamos la necesidad de dotarse de instrumentos de estado como la Seguridad Social Vasca o el Código Laboral Vasco.

Además de la propuesta de LAB, hemos hablado sobre la Propuesta de Pacto de Bienestar que ha presentado EH Bildu y les hemos trasladado la opinión del sindicato. Entre las medidas que defendemos EH Bildu y LAB hemos hablado de la necesidad de la distribución de la riqueza, de la respuesta a la crisis ecológica, de la necesidad de unos servicios públicos sólidos o de la importancia del cuidado. En resumen, a pesar de que cada agente tiene sus propias reivindicaciones, hemos coincidido en la necesidad de cambios radicales en este contexto de crisis y los consensos han sido evidentes, también a la hora de destacar la importancia y la necesidad de la activación social.

Desde el punto de vista y línea propias de cada uno de los agentes, y a pesar de las diferencias de posicionamiento en algunos temas, coincidimos, por tanto -y así lo hemos podido confirmar en la reunión- en la necesidad de alimentar sinergias entre el ámbito sindical, social y político de Euskal Herria, de imaginar un horizonte común y de promover en Euskal Herria un recorrido compartido hacia una transición ecosocialista y feminista.