LAB adoptó la decisión de situar la vida en el centro de su actividad en su 9 Congreso, destacando que el conflicto principal es el que enfrenta al capital con la vida. Esto supone reconocer y defender el valor de los trabajos de cuidados. En el proceso de recomposición del sujeto de clase trabajadora, el sindicato debe ser una herramienta útil para las trabajadoras del hogar. En este sentido, Garbiñe Aranburu, Oscar de los Bueis y Arantxa Vazquez, secretaria general, responsable del sector Sociocomunitario y representante de la Secretaría Feminista de LAB, respectivamente, han comparecido para dar a conocer la trayectoria del sindicato en este ámbito y los nuevos pasos que vamos a realizar al respecto.

LAB en el día a día lucha para poner freno a la precariedad que se está extendiendo a todos los ámbitos de la vida, lucha por otro modelo económico y social que ponga la sostenibilidad de la vida en el centro. Cuando hablamos de poner la sostenibilidad de la vida en el centro, estamos hablando de reconocer todos los trabajos, de tener en cuenta los trabajados de cuidados y de darle el mismo valor social tanto al trabajo reproductivo como al productivo.

Es urgente abrir un debate social y político sobre el modelo de cuidados, sobre cuestiones como que entendemos por cuidados, quien los deba prestar y en que condiciones laborales, como se financian etc.

Pero hay trabajadoras que no pueden esperar a ese debate, aquí incluimos a las Trabajadoras del Hogar. Su situación de precariedad y semi esclavitud en muchos casos, es inasumible a nivel social, político y sindical.

En el sindicato, luchamos para garantizar una vida digna a todos los trabajadores y a todas las trabajadoras. La vocación de este sindicato es la de ser un instrumento al servicio de toda la clase trabajadora, también de las empleadas de hogar.

Durante los últimos meses hemos mantenido contacto con diferentes asociaciones de Trabajadoras del Hogar y hemos constatado y hemos compartido que la realidad de precariedad e indefensión de este colectivo de trabajadoras nos lleva a luchar para regularizar sus condiciones laborales.

LAB quiere aportar en esa lucha, quiere ser un sindicato útil para este colectivo de trabajadoras. Nos hemos volcado en ese obejtivo y hemos elaborado un informe jurídico para explorar las diferentes posibilidades existentes. Y nuestra propuesta es formalizar el primer Convenio Colectivo que regule las relaciones laborales del Sector del Servicio del Hogar Familiar.

Régimen Especial
El colectivo de las Trabajadoras del Hogar está integrado en un Régimen Especial y no tienen representación sindical, pero LAB, como sindicato más representativo, está legitimado para abrir un proceso de negociación de un convenio colectivo para estas trabajadoras.

Esta mesa de negociación puede estar integrada por los 4 sindicatos más representativos de la CAV. En la parte patronal, por el mismo motivo es CONFEBASK la que está legitimada para negociar un convenio de estas características.

Las asociaciones que trabajan con las Empleadas de Hogar pueden participar en la comisión negociadora como asesores. De esta manera, se garantiza que estas entidades, que son las que mejor conocen las demandas de este colectivo trabajador, puedan estar presentes en la negociación.

La iniciativa de instar una mesa negociadora para el primer convenio colectivo que regule las relaciones laborales del Sector del Servicio del Hogar Familiar es de LAB, pero nuestra idea es trabajar esta propuesta con el resto de sindicatos, también con las asociaciones de las Empleadas de Hogar, para acordar una tabla reivindicativa y para que sean parte activa en todo este proceso.

La realidad de discriminación y explotación que padecen las mujeres es un problema político de primer orden. Un problema ante el que las instituciones tienen que actúar, por eso exigimos al Gobierno Vasco que impulse y que promueva la negociación de este convenio.

De momento, se trata de una iniciativa a nivel de la CAV, porque en Nafarroa no ostentamos la condición de sindicato más representativo.