La sección sindical de LAB en Bomberos de Navarra se ha sumado a la crítica general de falta de previsión, de capacidad de alerta y de medidas preventivas adoptadas por parte del Gobierno de Navarra en torno a los incendios forestales, y ha exigido la dimisión de la directora general de Interior Amparo López como consecuencia lógica de lo que debiera ser la asunción de responsabilidades por parte del Departamento de Interior. El sindicato LAB estima que es imprescindible reorganizar el Servicio de Bomberos de Navarra y, sobre todo, fortalecerlo.

A juicio de los bomberos de la sección sindical de LAB que hoy han comparecido en rueda de prensa en Pamplona, da igual que la situación sea de nivel 0 ó de nivel 4, ya que los recursos humanos y materiales disponibles por parte del Servicio de Bomberos son siempre los mismos. “Es un servicio mínimos”, ha explicado Urko Araiz en nombre de la sección. “Se active o no una situación de emergencias, el número de bomberos de guardia es la de servicios mínimos. Por ejemplo, la noche que se activo el incendio de Leyre, los primeros intervinientes fueron tan solo los tres bomberos del parque de Sangüesa que estaban de turno, es decir, el mínimo establecido y que en la práctica supone el máximo diario”.

Los bomberos han querido solidarizarse con todas las personas afectadas por los efectos de los incendios. De igual manera han agradecido la labor de las personas, entidades y servicios que han colaborado en el trabajo de extinción de estos días. “Sin su ayuda, los bomberos de Navarra difícilmente podríamos haber hecho frente a los incendios”, ha destacado Araiz. “En cuanto al propio Servicio de Bomberos, quisiéramos destacar y agradecer la respuesta de la plantilla que, una vez más, desde la propia iniciativa y voluntariedad ha respondido a esta situación, salvando la carencia e incapacidad del servicio y su dirección, que carece de capacidad y mecanismos de organización y movilización de recursos ante situaciones como estas o incluso menores”.

Carencias del servicio

La sección sindical de LAB en Bomberos de Navarra lleva años denunciando las carencias del servicio; carencias que, tras la situación vivida estos días, han quedado más patentes que nunca. En opinión de LAB en Bomberos de Navarra falta estructura, personal y un grupo específico de incendios forestales.

“La estructura operativa en cuanto a mandos era precaria al inicio de la legislatura y actualmente todavía es peor”, ha explicado Araiz. “La Dirección General de Interior solo ha buscado soluciones cortoplacistas para parchear las deficiencias detectadas en el Plan Estratégico 2020-23. Por ejemplo, actualmente el 50% de las jefaturas operativas están ocupadas interinamente”.

En cuanto a la falta de personal, pese a las convocatorias de plazas de los últimos años, LAB quiere denunciar que se sigue teniendo un servicio de mínimos: “Se mantiene la misma plantilla que hace 20 años, con un mínimo de tres bomberos por parque, que es a todas luces insuficiente para atender a toda la cartera de servicios que tenemos actualmente y que no garantiza la seguridad de los intervinientes”.  

De igual manera, LAB ha resaltado la falta de personal que actualmente tiene la plantilla de bomberos forestales. “Denunciamos que se sigue contratando solo para las campañas una plantilla mínima que se ha demostrado insuficiente. Asimismo denunciamos que las plazas de bombero forestal convocadas en el proceso de estabilización son insuficientes”.

Precisamente, LAB lleva años reclamando la creación un grupo especialista que se dedique a las labores de extinción y prevención de incendios forestales, de la misma forma que existe, por ejemplo, el grupo especialista de rescate acuático. Pero falta crear ese grupo especialista y, además, este año hay menos personal asignado a la Brigada Helitransportada, reduciendo así la capacidad de respuesta. “Y a la falta de estructura, personal y organización, queremos añadir la necesidad de mejorar la inversión en equipamientos de protección y seguridad, parques, vehículos y retribuciones, que en el caso de bomberos se encuentran estancadas desde el año 2002”, ha añadido Araiz.

Por último, y aunque la gestión forestal no pertenece al ámbito de la competencia de Bomberos de Navarra, la sección sindical de LAB cree que es necesario actualizar el INFONA (Plan de Emergencias para Incendios Forestales de Navarra, del año 1999) así como replantear la gestión de los montes y medio natural, su mantenimiento, aprovechamiento, etc.

En resumen, y además de la dimisión de la directora general de Interior, LAB exige al Gobierno de Navarra:

  1. La reorganización y dimensionamiento adecuado del servicio a nivel de estructura y de logística.
  2. El aumento del mínimo operativo en todos los parques, de manera que ningún parque esté con menos de cuatro bomberos por turno.
  3. La ampliación de número de personal de bomberos forestales y de su periodo de contratación.
  4. La creación de un Grupo Especialista de Incendios Forestales.
  5. La revisión y actualización del INFONA, y de toda la política de usos y explotaciones del medio natural.