La dirección de empresa y el comité (formado por 2 miembros de LAB, 2 de UGT y 1 de ELA) han firmado el primer pacto que regula las condiciones laborales en la residencia Torre Monreal, mejorando las del convenio estatal de atención a personas dependientes. Un pacto que, además, queda blindado y deja sin efecto los aspectos más perniciosos de la última reforma laboral al dotarse de ultraactividad ilimitada, permaneciendo en vigor hasta la firma de uno nuevo, y del compromiso de no solicitud unilateral por la empresa de procedimientos de inaplicación.

Respecto a los contenidos, en este primer pacto de tres años de vigencia destacan entre otros:

– Incrementos lineales con subidas por encima del IPC para las categorías más bajas los dos primeros años. E incremento del IPC con un mínimo garantizado para el tercero.
– La consolidación en tablas de los pluses que se venían cobrando.
– La reducción de jornada, 4 horas el segundo año y 3 más para el tercero.
– Mejoras sociales en excedencias, medidas de conciliación y elección de vacaciones.
– Mejoras en salud laboral, comprometiéndose la empresa a la limpieza regular de los uniformes de toda la plantilla.

De esta forma, conseguimos una buena base para futuras negociaciones y, si bien continuamos estando muy lejos de lo que las trabajadoras del sector se merecen por la enorme labor social que realizan, condicionadas por el pesado lastre que el convenio estatal supone, hemos conseguido abrir un nuevo ámbito de negociación para ir poco a poco dignificando las condiciones laborales y adecuándolas a nuestra realidad socioeconómica.

Por último, queremos subrayar que la unidad de la plantilla y su total disposición a movilizarse por sus reivindicaciones han sido determinantes a la hora de concluir las negociaciones con resultado satisfactorio.