A convocatoria de la mayoría sindical vasca, nos hemos movilizado en Zumaia, frente a la empresa Egurko, para denunciar la muerte laboral ocurrida el sábado en este centro de trabajo.

Hemos denunciado que los accidentes laborales son el resultado de las condiciones y formas de trabajo que nos imponen a la hora de trabajar en un modelo económico concreto, y hemos interpelado a las instituciones para que tomen medidas para acabar con la sangría. Al menos 62 trabajadoras y trabajadores han muerto en lo que va de año en Euskal Herria.